‘Souvenir’, el filme más reciente de Heidi Hassan, contra el fetichismo ideológico

0
Fotograma de ‛Souvenir’, Heidi Hassan, dir., 2023.
Fotograma de ‛Souvenir’, Heidi Hassan, dir., 2023.

En su más reciente película la realizadora cubana Heidi Hassan entrega una suerte de composición para cámara. El semblante de Souvenir (2023), un ensayo experimental de apenas once minutos, es íntimo, emotivo, a ratos parece una conversación de la autora consigo misma y, paradójicamente, sin restringir el uso de los instrumentos (se trenzan testimonios, materiales de archivo, registro documental), orquesta una elocuente reflexión sobre uno de los perfiles más hipócritas del mundo occidental.

Por estos días, el filme participa del Festival Internazionale Segni della Notte, celebrado en Urbino, Italia, un evento interesado precisamente en ejercicios audiovisuales que combinan la búsqueda de maneras de comunicar más allá de las fronteras erigidas por la tradición, con una perspectiva crítica sobre el presente. El festival, que comenzó el pasado miércoles 10 y concluirá este domingo 14 de abril, acogió Souvenir en su International Competition Short Films.

Antes de su arribo a la cita italiana, este breve documento fílmico de Heidi Hassan se presentó en el Festival Cinélatino de Toulouse, Francia, que dedicó un programa especial al cine cubano, enfocado sobre todo en obras y creadores del exilio.

Justo una de las problemáticas abordadas en la película es la tragedia de la emigración. Al inicio de Souvenir se escucha el registro de una voz quebrada por el llanto, afectada por el dolor de la separación. Esa voz habla desde la distancia, a través de unos casetes de música, a sus familiares en Cuba. En otras décadas fue bastante común el envío de cintas de audio a los cubanos de la isla, a manera de cartas, por parte de los emigrados. La realizadora rescata ahora esos casetes en tanto archivo de una memoria afectiva que suele desaparecer en los agujeros negros de la “heroica” Historia revolucionaria. Una vez interrumpido ese testimonio, interviene la voz de la propia Heidi Hassan para confesar: “esa fue mi madre en 1994, pero pudo haber sido la de cualquier otro cubano, treinta años antes o treinta años después”.

La recuperación material de ese testimonio es un contundente modo de enfrentar a las petrificadas narrativas oficiales y sus estrategias de legitimación. El valor emocional de las palabras de la madre de Heidi Hassan se ratifica en una enorme comunidad golpeada por experiencias similares.

Para acentuar esa dimensión colectiva y ese continuum de la emigración, un cartel informa que “Solamente en el 2022 han emigrado –de las más diversas maneras– más de 300 mil cubanos, escapando de la miseria y la represión”. El cartel aparece sobre imágenes de un cosmonauta suspendido en el espacio, quizás una metáfora acerca de la fuga del ser hacia la libertad, o acerca del deseo de su conquista; una libertad que pareciera ontológicamente negada al sujeto migrante.

Como advertía ya al principio, la genialidad del filme radica en el intencionado jalón político con que se resignifica colectivamente esa experiencia personal, en un irrefutable golpe ético, de resistencia al poder que priva a la gente de escribir/exponer su vulnerabilidad y su Historia.

En un aparente salto narrativo, Souvenir pasa a registrar un grupo de visitantes del Museo de la República Democrática Alemana (RDA). Ahí vuelve a intervenir la voz de la realizadora, que comenta: “qué les hace sentirse con el derecho de explicarnos a nosotros nuestro propio país”, y “no crean que unas vacaciones, privados de los excesos del capitalismo hacen que ustedes entiendan cómo vivimos”. A propósito, en la sinopsis del filme se apunta que este retrata a “turistas fascinados [que] pasean por [el museo] como si fuera un parque de atracciones, indiferentes a las dolorosas historias que ocurrieron bajo los regímenes comunistas”, y que todavía ocurren, como enfatiza la película.

Fotograma de ‛Souvenir’, Heidi Hassan, dir., 2023.
Fotograma de ‛Souvenir’, Heidi Hassan, dir., 2023.

Heidi Hassan habla desde su condición de emigrante, que la enfrenta al modo en que el otro occidental experimenta su cualidad de resto del comunismo. Heidi Hassan se siente expulsada de la isla por la Revolución (es decir, por el gobierno) y se siente, a su vez, cosificada por la complicidad narcisista del turista ideológico del primer mundo.

Ante semejante situación, Souvenir blande su operatoria: su elocuente tejido expresivo cuestiona la estetización de las experiencias comunistas por la lógica del mercado multicultural, o sea, la reducción de un paisaje histórico de opresión, violencias, traumas y torturas, a una exposición de feria destinada a satisfacer la libido de unos cuantos a quienes esos museos, esa retórica, libra de responsabilidad.

Fotograma de ‛Souvenir’, Heidi Hassan, dir., 2023.
Fotograma de ‛Souvenir’, Heidi Hassan, dir., 2023.

Souvenir desmonta la hipócrita explotación del comunismo por occidente en un intento por rescatar la voz de unos individuos que se niegan a ser liquidados por la Historia. Por momentos se recuerda a Sergio, el personaje de Memorias del subdesarrollo, cuando reclama a Picasso que es “muy cómodo eso de ser comunista y millonario en París”.

La realizadora dedica este ensayo documental “a los presos políticos cubanos y también a los cubanos ‛regulados’ que no dejan salir del país o les prohíben regresar”, esos individuos cuyos cuerpos/conciencias sufren hoy directamente la violencia del Estado. Además de un gesto político de denuncia, tal dedicatoria es otra evidencia del interés de Heidi Hassan por despertar al otro occidental de su sueño ideológico. Por eso subraya en la sinopsis, para no dejar espacio a la duda, que “esa atracción casual [de los turistas occidentales] por lo vintage, su cómodo olvido y su necesidad de utopía los hace cómplices de la realidad cubana actual”.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].
ÁNGEL PÉREZ
Ángel Pérez (Holguín, Cuba, 1991). Crítico y ensayista. Compiló y prologó, en coautoría con Javier L. Mora y Jamila Media Ríos, las antologías Long Playing Poetry. Cuba: Generación Años Cero (Casa Vacía, 2017) y Pasaporte. Cuba: poesía de los Años Cero (Editorial Catafixia, 2019). Tiene publicado el libro de ensayos Las malas palabras. Acercamientos a la poesía cubana de los Años Cero (Casa Vacía, 2020). En 2019 fue ganador del Premio Internacional de Ensayo de la revista Temas, en el apartado de Estudios de Arte y Literatura. Textos suyos aparecen en diversas publicaciones de Cuba y el extranjero. Vive en La Habana.

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí