Falleció en La Habana a los 60 años el reconocido crítico cubano de arte Héctor Antón

2
Héctor Antón (FOTO Vía: ‘Hypermedia’)

Héctor Antón Castillo (1963-2024), crítico cubano de arte cuyos enfoques y opiniones aparecieron asiduamente tanto en revistas institucionales como, desde hace algunos años, en medios independientes de la isla, murió este domingo 28 de enero en La Habana a los 60 años de edad, según dieron a conocer personas cercanas al fallecido.

Colegas y artistas han manifestado en redes sociales sus condolencias, así como aprecio por su labor crítica y su calidad humana. Hasta el momento no se ha confirmado la causa del deceso.

“Gracias mil por todo el entusiasmo, las mañas y la complicidad en torno a arte que compartiste con nosotros. Gracias también por las cervezas, los planchaos y las carcajadas estimulantes. Luz en el camino definitivo”, escribió desde España el artista Julio Llópiz Casal.

Pese a que “el tiempo y la distancia hicieron mellas”, Julio Lorente recordó en su perfil de Facebook “aquellas noches de entusiasmo debatiendo ideas, libros; construyendo obras y textos. Tampoco puedo olvidar címo un jurado mediocre no quería premiar nuestra obra ENCUENTRO [sic] por esa maldad que habita en las instituciones culturales cubanas, públicas y tambien «privadas», en ocasiones, pero encontró la firme y argumentada postura de Héctor al respecto. En fin, mil historias de bohemia y lucidez”.

“Héctor, amigo, inútil la palabra”, dijo a su vez la curadora y crítica Janet Batet, también en Facebook. “Seguiré pensándote ahí, cerquita, muy cerquita, susurrándome desde el otro lado del espejo. Al final, siempre fue así para nosotros y no lo va a cambiar un fortuito incidente. Seguimos juntos. Lo sé. Abrazo infinito”.

El artista Nelson Céspedes escribió: “Descansa en paz querido Héctor Antón. Siempre serás recordado por tu carisma y dedicación al Arte. Gracias por compartir esos buenos momentos juntos. Luz infinita para ti”. En tanto, Ángel Delgado consideró esta “una de las noticias más tristes recibidas recientemente, nos dejó el mejor crítico de arte de todos los tiempos, nuestro querido Héctor Antón, sin palabras”.

- Anuncio -

La revista digital independiente El Estornudo, donde colaboró durante algún tiempo con breves ensayos sobre las artes visuales en Cuba, compartió en la tarde de este domingo un texto suyo junto a un mensaje de despedida: “Hemos conocido de la triste noticia de la muerte del crítico de arte Héctor Antón, quien publicó varios de sus exquisitos artículos en nuestra revista. Honramos su memoria con uno de esos artículos, y extendemos nuestro pésame a sus familiares y amigos”.

Nacido en 1963 en Camagüey, Héctor Antón fue distinguido en 2004 y 2008 con el Premio Nacional de Crítica de Artes “Guy Pérez Cisneros”, por sus ensayos “La otra ‘muerte del autor’” y “Contra la cautela: una razón para otras sinrazones”, respectivamente.

Con su texto “Las paradojas inconclusas de Pedro Pablo Oliva”, obtuvo en 2006 el Premio de Crítica en un certamen organizado por la revista Videncia.

Parte de su dispersa obra crítica puede leerse en revistas culturales como La Gaceta de Cuba y Artecubano, al tiempo que una muestra importante de su producción más reciente se encuentra en plataformas independientes como la ya citada El Estornudo, Hypermedia Magazine o la propia Rialta Magazine.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

2 comentarios

  1. Soy su vecino. Estoy absolutamente consternado con esta inesperada pérdida de Hectico, como lo llamámamos en nuestro barrio. Conocía de su enorme labor de crítico, pero lamentablemente para mí, fue siempre muy discreto en sus conversaciones conmigo sobre esas virtudes suyas, y terminabamos hablando de pelota o futbol, pues desde pequeño nos unió la enorme pasión por el deporte.
    Se me va a destiempo este amigo. Me siento horrible
    EPD, Hectico

  2. Lo conocí bien, estudiamos juntos en la primaria y ,además, éramos vecinos. Una persona muy culta y sana.Desde muy joven sintió esa necesidad de escribir, y lo recuerdo en sus inicios dedicado al deporte,sobre todo a la lucha greca y libre, pocos escribían y seguían esos deportes.
    Descansa en paz, te recordaremos siempre.

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí