‘Desayuno con arenque, jarra y un escarabajo ciervo’, Georg Flegel, 1635

23.04.20

I

qué provecho tendremos
por todo el afanado trabajo
debajo del sol

cada generación
se apresura a volver al lugar de donde sale
los ríos van a un mar que no se llena
para correr de nuevo nos fatigamos más
de lo que podemos y no se sacia el ojo
de ver
el oído de oír

nada nuevo debajo
o algo que se pueda decir he aquí
que nos ha precedido
que ya existía

tampoco habrá memoria
con lo que suceda
y lo torcido y lo que falta no contamos
ni hemos visto todas las obras que se hacen debajo del sol

II

dije en mi corazón sobre todos
te probaré en la alegría
y de qué sirve
retener la necedad al mismo tiempo
ver cuál es el bien
de los hijos
en los contados días de su vida debajo del sol

engrandecer las obras
los huertos los jardines los árboles frutales
las vacas las ovejas
los siervos y siervas nacidos en casa
más todos los que fueron
plata y oro preciado de reyes y provincias
cantoras y cantores
deleites de los que prosperan y toda clase de instrumentos
sin provecho debajo del sol

quién comerá y quién se alegrará mejor que yo
qué podrá hacer el hombre que venga después del rey
que sobrepuja así como la luz
que tiene sus ojos en su cabeza
entonces y en el corazón
lo que sucederá los días venideros

asimismo aborrecí todo trabajo que había hecho
y que nos afanamos
debajo del sol

III

todo tiene su tiempo
tiempo de morir
tiempo de arrancar lo plantado
todo lo que se quiere debajo del cielo
tiene su hora

tiempo de esparcir piedras y tiempo de juntarlas
y tiempo de abstenerse de abrazar
tiempo de aborrecer
qué provecho sacamos
quienes nos afanamos debajo del sol

yo sé que no hay nada mejor para nosotros que alegrarse
sobre aquello que no se añadirá
ni se disminuirá
para que teman los hombres

hay un tiempo para todo lo que se quiere y un tiempo para todo
lo que se hace

IV

y me volví
y vi todas las opresiones que se hacen debajo del sol
he aquí las lágrimas
el poder
los que hasta ahora viven

todo trabajo que despierta contra su prójimo
ambas manos llenas de trabajo
descanso de ambas manos
contra su prójimo

entonces me volví
vi vanidad debajo
del sol y nadie
ni los ojos se sacian ni pregunto
para quién trabajo yo
también esto es vanidad

cómo se calentará uno solo
si alguno prevalece
si rehúsa
contra todos los que viven caminando
en lugar de aquel

V

guarda tu pie
para ofrecer no te des prisa con tu boca
de mucha ocupación vienen los sueños
la multitud de las palabras debajo del sol

mejor es que no cumplas
porque tendrá su dueño
porque sobre uno alto vigila otro más alto
y otros más altos sobre ellos

el rey mismo está al servicio de los campos
el que ama el dinero

como salió del vientre de su madre
dulce es el sueño
del trabajador
las riquezas guardadas
para nuestro mal
además de esto

todos los días comerá en tinieblas con todo su trabajo
que se afana
porque esta es su parte
porque no se acordará
de los días afanados de su vida debajo
del sol

capacidad
para comer de ellos

VI

hay un mal que hemos visto debajo del sol
el sol común entre los hombres

no se ha llenado
todo el trabajo es para su boca
que no se sacia
y le dirá al hombre lo que acontecerá después de él
lo que es más fuerte que él

aunque no hayamos visto el sol
ni conocido nada
qué ventaja tenemos
debajo

VII

mejor es ir a la casa del duelo
oír la reprensión
el crepitar debajo de la olla
no apresurarse
también esto es vanidad
y soborno

mejor es el altivo
que reposa en el seno de los necios
buena es sabiduría
con herencia
provechosa para los que ven el sol

quién podrá enderezar lo torcido
en el día de la prosperidad
y antes
por qué habrás de morir
de tu afanado tiempo

no seamos demasiado justos
con todas las cosas que se hablan

no sea que oigas a tu siervo
hablar mal
porque sabe

y no ha encontrado
ligaduras que nos hicieran rectos
artimañas debajo del sol

VIII

guardemos el mandato del rey
no te apresures a irte de su presencia
ni persistas
porque él hará todo lo que quiera
potestad
y quién dirá qué haces
el mal del hombre es grande sobre él
discierne tiempo y juicio

todo esto hemos visto y hemos puesto en el corazón todo lo que se hace
debajo del sol
hay un tiempo en que el hombre se enseñorea del hombre
para su propio mal

y los inicuos
los que iban y venían
esto también es vanidad
prolongados los días como sombra
esto nos quedará como si hicieran
obras de justos

IX

hemos dedicado el corazón a todas estas cosas
un mismo suceso acontece
y después de esto se van
los muertos
nada saben
tiempo y ocasión acontecen a todos
y así son atrapados

come tu pan con gozo perro vivo
porque tus obras fueron
porque esta es tu parte en la vida
en el trabajo
que con grandes baluartes
o pequeña ciudad
te afanan debajo del sol

X

las moscas
pesan más afanadas
debajo del sol

tus príncipes hacen banquete
la necedad está
colocada en las grandes alturas
y el que cave un hoyo caerá
y el que abra una brecha morderá

ganancia y éxito para el encantador
lleno de gracia
y el trabajo de necios
que tanto nos fatiga

la pereza que cae por la techumbre
la ociosidad de manos
goteras en la casa
y el dinero responde por todo

ni aun en tu pensamiento hables mal del rey
ni en tu dormitorio hables mal del rico
porque las aves del cielo llevarán la voz
y las que tienen alas
harán saber

XI

echemos nuestro pan sobre las aguas
porque después de muchos días no hallaremos

reparte una porción
a siete y aun a ocho
ya sabemos qué mal ha de venir sobre la tierra
donde caiga el árbol
allí quedará

como crecen los huesos en el vientre
de la mujer encinta
así también ignoras
a quienes hacen todas las cosas debajo del sol

en la mañana siembra tu semilla
en el atardecer no dejes
reposar tu mano porque tú no sabes
quita pues el enojo

por muchos años que viva el hombre
se regocije en todos
considerando que sus días de oscuridad
serán más

XII

llegan los años de los cuales decimos
no tengo en ellos
contentamiento debajo del sol

antes que se oscurezcan
cuando tiemblen los guardias de la casa
y se encorven los hombres
poderosos
cesen las molineras que son pocas
se oscurezcan los que miran
por las ventanas
las puertas de la calle
se cierren
disminuya el ruido del molino
y uno no se levante
con el canto
y las hijas del canto teman a las alturas
camino sea la carga
se pierda el apetito
y los que hacen el duelo ronden por la ciudad

antes que el cordón de plata
se suelte
y el cántaro se quiebre y la rueda del pozo

polvo vuelva la tierra
como era
palabra de verdad

es fatiga la carne
y afanada
de aguijones y clavos
junto con toda cosa que trabaja
debajo del sol

guardamos mandamientos
y temores
quedamos
advertidos

[sobre el Eclesiastés]

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo rialta@rialta.org.
Comentarios
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments