Renó Hedinger y su retrato de Fidel Castro
Renó Hedinger y su retrato de Fidel Castro

Hay una diferencia entre los gestos y las acciones. Renó Hedinger construye gestos que desinflaman. Es consciente de que (con)vivimos en sociedades inflamadas. (Lo que denomina la psiquiatra española Mariam Rojas-Estapé “una intoxicación de cortisol”). Inflamadas de consumo. Inflamadas de tristeza. Inflamadas de narcisismo. Inflamadas de dolor. Su último proyecto de creación, en el cual lleva trabajando varios meses y que ya tuvo su primera presentación en la galería Löwen de Suiza, es una enunciación, no es un enunciado. Es un gesto.

Ese gesto lleva por nombre Desinflamación.

Trabajar en las imágenes es una decisión política. Pero la primera facultad política es la imaginación. Los posibles son posibles si los imaginamos. Conversar con Renó Hedinger es una actividad de imaginación. Es, por tanto, una actividad crítica. Es, por ende, una actividad delicada. Porque, como dice Georges Didi-Huberman, “la actividad crítica es una actividad delicada”.

Criticar es un gesto.

Desinflamar es un gesto.

Amar es un gesto.

Hay, en Desinflamación, un oso de peluche que nace de una herida. Hay un tanque de basura que tiene como marca la palabra RESILIENZ. Hay retratos (Fidel Castro, Mao, Hitler, Stalin, Mengistu Haile Mariam) junto a dibujos de niños que miran al sol. Hay una pistola de plástico, un criptograma, la palabra Yemen.

Hablo con Renó Hedinger (Cienfuegos, 1984) y me recuerda que “un niño muere cada diez minutos en Yemen”. Me dice que, como “ser espiritual”, ha atravesado un “proceso constante de autorreconstrucción”. El sentido de su vida, confiesa, se halla “más allá de las heridas cotidianas, más allá del miedo, del horror y del vilipendio que las personas tienen de sí mismas”.

- Anuncio -Maestría Anfibia

Hay, repito, una pistola de plástico, un criptograma, la palabra Yemen. Quise ser minucioso y le pregunté a Renó, específicamente, sobre varias de las piezas que componen Desinflamación. Comenzamos por Criptograma del alma y lo primero que me recuerda es que “un niño muere cada diez minutos en Yemen”. Como si este dato fuera un mensaje cifrado, como si costara mucho entenderlo.

Sí, cuesta mucho entenderlo. Por eso Criptograma del alma “es una oportunidad de reenfocar nuestras virtudes y de entender cada día la energía legítima que nos constituye. Y esa pertinencia sagrada nos adentra en una reflexión aguda sobre nuestro proceder y nuestra esencia, y ambos ante el desafío de descifrar la herida universal que nos rodea”.

Renó Hedinger suelta cosas tan tremendas como esta: “La naturaleza espera de nosotros una respuesta solemne”. O como esta otra: “La muerte de cada niña, niño, de cada mujer u hombre me disminuye”.

'Criptograma del alma', de Renó Hedinger
‘Criptograma del alma’, de Renó Hedinger

Hedinger construye un volante de bádminton con granos de arroz. La instalación se llama Gaslights. El misterio radica en que cada grano representa un cubano muerto en la guerra de Angola (1975-1991). Más de dos mil. Casi tres mil. Nunca se sabrá la cifra exacta porque el gobierno cubano no explicitó este dato y lo puso a volar –el dato– entre América y África como en una cancha donde todos son perdedores: “El sistema ideológico, político, fetichista de Cuba hace muchos años que no deja de jugar con la vida de los ciudadanos. Juega, de manera soez, con la supervivencia de todos los cubanos. Esto desencadena una antropofagia social, moral y espiritual”.

Renó Hedinger también habla sobre el perdón y la reconciliación. Pero, sobre todo, se refiere al amor. El amor como disidencia. El amor como afectación. El amor como deseo. El deseo, lo sabe, es necesidad. Sobre todo, necesidad de llegar a algún lado. Es un entrelugar, es un proceso, es un camino indeterminado, inseguro, insostenible…

'Gaslights', instalación de Renó Hedinger
‘Gaslights’, instalación de Renó Hedinger

El amor, como la memoria, es un camino indeterminado, inseguro, insostenible…

El amor, como el dolor, es un camino indeterminado, inseguro, insostenible…

El amor, como la tristeza, es un camino indeterminado, inseguro, insostenible…

El amor, como la migración, es un camino indeterminado, inseguro, insostenible…

El amor, como un búnker, es un camino indeterminado, inseguro, insostenible…

Recuerdo que en una de las primeras conversaciones que sostuve con Renó hubo una idea que sobrevoló todo lo que hablamos: “El arte es eso que está entre la guerra y el búnker”.

El amor es también eso que está entre la guerra y el búnker; es un camino indeterminado, inseguro, insostenible…

Insostenible la inflamación. Inflamación crónica. Inflamación intestinal. Inflamación abdominal. Inflamación aguda. Inflamación pélvica. Inflamación de encías. Inflamación de boca. Inflamación de cabeza. Inflamación de pulmones. Inflación de tendones. Inflamación muscular. Inflamación de palabras. Inflamación de ideas. Inflamación de sentimientos. Inflamación de afectos. Inflamación de violencias. Inflamación de relaciones. Inflamación de la uretra. Uretritis. Inflamación del corazón. Miocarditis. Inflamación de imágenes.

El amor, como la inflamación, es un camino indeterminado, inseguro, insostenible…

El mundo de la mente, las emociones y el comportamiento humano ocupan el imaginario de Renó Hedinger. “No hay atajos ni vías rápidas que aseguren la felicidad”, asegura.

¿Qué es una regadera invertida?

¿Por qué invertir los objetos?

¿Qué es un objeto cuando su valor de uso se invierte?

'El espíritu vivifica', de Renó Hedinger
‘El espíritu vivifica’, de Renó Hedinger

El espíritu vivifica trastoca la formalidad tradicional de los objetos, que es como decir que rehace la verticalidad impuesta a los cuerpos. Lo explica así: “Hay algo tan necesario como el pan de cada día. Me refiero a la paz de cada día, la gratitud de cada día, la reflexión de cada día, la generosidad de cada día, la empatía de cada día. Estos principios son la senda hacia la resiliencia definitiva, hacia el perdón y la reconciliación”.

“¿Qué nos está diciendo una regadera al revés?”, se pregunta. Y se responde: “Hay algo muriendo en nuestra tierra, en nuestra semilla, en nuestro interior. Con urgencia debemos sanar”.

ARBEIT MACHT FREI

EL TRABAJO TE HACE LIBRE

Tres billetes cubanos, de uno, tres y cinco pesos, con una palabra calada. Sobre cada billete una palabra hueca. Arbeit. Macht. Frei. El vacío que nos contiene. La profundidad insondable. Detrás, como rememoración de un síndrome –el síndrome del espejo–, vemos un reflejo. El reflejo de nosotros mismos. Allí, en ese otro lugar que también tiene nuestro rostro, nos vemos.

¿Quién escogió este rostro para mí, para ti, para nosotros?

Renó Hedinger casi, casi sin quererlo, habla de la rostrificación del mundo. El mundo como pantalla que se vuelve rostro y nada más. El mundo selfi. El mundo de la skinificación, como se ha bautizado en las redes sociales.

Aunque Esencia autónoma trascendente es una crítica tenaz frente a las dictaduras totalitarias, podemos relacionarla también con otras dictaduras contemporáneas. Pienso en la dictadura de la imagen, en esa violencia retiniana que soportamos como ovejas del me gusta, como ovejas del me encanta, como ovejas del corazoncito…

Pienso también en la dictadura del tiempo productivo, en esa autoflagelación que constantemente sufrimos en relación al cuerpo que produce, en relación al mercado, en relación al OnlyFans que hemos abierto sin darnos cuenta.

Pero pienso en la dictadura del conocimiento, en esa falsa jerarquía de la academia, en ese aburguesamiento de los oficios, en esa aristocratización del artista que se endiosa. Pienso en la dictadura del artista inflamado.

Esencia autónoma trascendente “es una respuesta que implica acciones a partir del hecho inclusivo (y reflexivo) que nos ofrece el calado-espejo. Es también una respuesta al sistema financiero de Cuba, el cual es un subproducto del sistema financiero global. A partir de esta relación intento explorar el sistema moral y espiritual cubano y mundial. Investigo las consecuencias de los gobiernos totalitarios «reconvertidos» desde finales del siglo XX. Hechos como la implosión soviética, la caída del muro de Berlín, el aparente «fin» de la Guerra Fría, etc., generan fracturas-heridas culturales”.

Esta pieza va hasta la evidencia. Arbeit macht frei es una frase alemana cuya traducción al español significa “el trabajo te hace libre”. En la entrada de varios campos de concentración (Auschwitz, Gross-Rosen, Dachau) se colocaron estas palabras como estandarte.

'Esencia autónoma trascendente', de Renó Hedinger
‘Esencia autónoma trascendente’, de Renó Hedinger

Esencia autónoma trascendente es parte de “un proceso de contraaculturación. Es un regreso reflexivo y urgente a nuestra esencia. Debemos entender que no somos seres humanos viviendo una experiencia espiritual, sino que somos seres espirituales viviendo una experiencia humana”.

Estamos dentro.

Dentro de ese campo de concentración.

Dentro de ese campo de exterminio.

Dentro de ese campo (minado) donde lo único que se cosecha es la muerte.

Dentro de la conmoción.

Dentro del gesto que está ahí, en el esquicio de lo real.

 

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].
Edgar Ariel Leyva González (Holguín, Cuba, 1994). Periodista, investigador y crítico de arte. Máster en Estudios Teóricos de la Danza (2020) en la Universidad de las Artes de Cuba (ISA) y Licenciado en Periodismo (2018) en la Universidad de Holguín. Es egresado del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. Actualmente investiga sobre la configuración de la estética poscrítica en Cuba. Forma parte del Staff de Rialta.

1 comentario

  1. Leerte Edgar es, trocar el tiempo de tedio por entendimiento virtuoso, por espacio y sentido de vida. Es acompañarse de la dulce virtud de soñar, creer y amar.
    Sencillamente Gracias.
    Cordialmente
    Renó

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí