El brasileño Kleber Mendonça Filho reflexiona sobre su obra en entrevista para Cinema Tropical

0
Kleber Mendonça Filho (Imagen: Facebook/Cinema Tropical)
Kleber Mendonça Filho (Imagen: Facebook/Cinema Tropical)

El reconocido cineasta brasileño Kleber Mendonça Filho reflexionó sobre su obra y sus presupuestos artísticos como parte del especial TropiChat20, una serie de entrevistas producidas por Cinema Tropical que interpela a personalidades claves de la industria cinematográfica latinoamericana, en conmemoración del vigésimo aniversario de la aparición de esa plataforma.

Las facetas iniciales, poco divulgadas, de la carrera del cineasta y las particularidades productivas y de índole creativa que antecedieron a la aparición de sus obras más conocidas, su pensamiento sobre el cine, y los diversos giros experimentados en su vida profesional, entre otros temas, se abordan en esta exhaustiva entrevista realizada el 26 de mayo último por Carlos A. Gutiérrez, cofundador y director ejecutivo de Cinema Tropical.

Con una obra ampliamente celebrada por la crítica, Kleber Mendonça Filho es una de las voces fundamentales del cine latinoamericano en la actualidad. Su último largometraje de ficción, Bacurau, fue distinguido con el Premio del Jurado del Festival Internacional de Cine de Cannes en su edición de 2019. Codirigido con Juliano Dornelles, este filme muestra la proteica personalidad creativa del director y la inteligencia con que combina sus preocupaciones políticas y sociales y sus ambiciosas pretensiones artísticas. Profundamente antimperialista, Bacurau destaca por la agudeza con que mira el paisaje clasista y la situación política en Brasil, a partir de una inteligente manipulación del estereotipo primermundista y de la idiosincrasia brasileña, así como de los códigos de múltiples variantes genéricas del cine.

La versatilidad creativa de Mendonça Filho, y el potencial de su imaginario artístico, se conocen, como mínimo, desde que su ópera prima, Sonidos vecinos (2012), impactara la escena cinematográfica internacional. Esos atributos volverían a constatarse tras el estreno de Aquarius (2016), filme protagonizado por la reconocida Sonia Braga que llevó al director a los certámenes más importantes del orbe. 

Sin embargo, el cineasta contaba ya con una notable carrera como periodista y crítico de cine antes de irrumpir en el campo de la realización audiovisual. A propósito, fueron sus primeras creaciones —cortometrajes de un acentuado aliento experimental— las que lo presentaron más allá de las fronteras de su país. Títulos como Enjaulado (1997), Vinil Verde (2004), Electrodoméstica (2005), dejaron entrever ya su genio artístico.

Justamente, el entrevistador indaga en principio sobre la experiencia del cineasta en el periodismo y en la crítica cinematográfica, interesado especialmente en cómo se produce el tránsito de una práctica a otra y en la manera en que el ejercicio periodístico influyó en su posterior trabajo audiovisual. Comenta Mendonça Filho que, si bien su interés por el cine surgió durante la adolescencia, el periodismo fue el camino que encontró para acercarse al audiovisual, pues en sus años universitarios no existían escuelas de cine en Brasil. Escribiendo sobre películas y otros temas culturales, pudo acumular un amplio repertorio de información y conocimientos que devendría esencial en su obra fílmica. Apunta también que su paso por ciertos medios de prensa desarrolló en él una mirada puntual sobre la sociedad, lo llevó a tomar conciencia de lo determinantes que resultan la economía y la política, moldeó, en definitiva, su forma de pensar y de acercarse a la realidad; elementos que lo auxiliarían a la hora de perfilar sus historias para cine. Explica el director, a modo de ejemplo, cómo la génesis del guion de Sonidos vecinos se encuentra justo en su experiencia como periodista, pues esta proveyó la perspectiva de análisis que le interesaba imprimir al argumento.

Uno de los momentos más interesante de la conversación, en tanto revela mucho sobre el universo creativo del autor y su concepción del cine, sobreviene cuando se abordan las particularidades del proceso de tránsito de la escritura crítica a la realización audiovisual. Durante su etapa universitaria, recuerda Mendonça Filho, empezó a trabajar con diferentes formatos de cámaras y a realizar, a veces como parte de grupos creativos, sus primeros trabajos. Reconoce este como un periodo fundamental, puesto que fue entonces cuando aprendió a dominar el lenguaje fílmico y a desarrollar un pensamiento visual. Pone especial énfasis en destacar que el mayor reto enfrentado por esas fechas —y que continúa siéndolo en el presente—, fue saber dónde emplazar la cámara, cuál resultaba el mejor ángulo para aprehender aquello que se quiere fijar en la imagen.

Carlos A. Gutiérrez no solo interroga a Mendonça Filho sobre ese momento en que sus labores como crítico y como director se enfrentan, hasta que abandona la primera cuando su obra fílmica comienza a ser celebrada, sino también sobre las relaciones de trabajo con la productora de sus películas, quien es, además, su compañera en la vida; sus opiniones sobre el alza de la industria cinematográfica en Brasil unos quince años atrás —acerca de lo cual el entrevistado resalta la favorable combinación del surgimiento de la tecnología digital y la promulgación de políticas públicas por parte del gobierno, lo cual fomentó la emergencia de una nueva generación de creadores que diversificaron los estilos y las temáticas—, y la debacle que vive la propia industria brasileña en medio del actual contexto político del país.

Asimismo, la entrevista explora cuestiones específicas de Sonidos vecinos, Aquarius y Bacurau. Comenta el realizador que transitar del video y el cortometraje a los 35 milímetros, al cine digital y al largometraje, tanto en términos de producción como de concepción estética, supuso múltiples dificultades, pero que se produjo como un proceso natural, espontáneo, nunca forzado. Dice, por ejemplo, que la idea de Sonidos vecinos estuvo desarrollándose en su mente durante varios años, hasta que ciertas situaciones políticas del país lo impulsaron a consumar el guion de lo que sería su estreno en el largo de ficción. La película entraña una relación estrecha con su vida personal: el argumento proviene directamente de las experiencias del barrio donde nació, de conversaciones con personas que conoció allí, de anécdotas sobre familias con las que solía compartir. Los años que pasó en Reino Unido con su madre, explica, le permitieron extrañarse en cierta medida del mundo particular de los barrios de clase baja en Brasil y, por tanto, abrirse a sus conflictos y problemáticas, a su nervio.

En Aquarius, Mendonça Filho se propuso búsquedas narrativas más cercanas al estilo de los hermanos Dardenne o la Nouvelle vague, una concepción estética diferente a la instrumentada en Sonidos vecinos, película resuelta bajo una estricta planificación visual. El cineasta aprovecha una pregunta sobre el éxito internacional de este filme para comentar una postura política que le resulta imposible no asumir en su condición de figura pública. Estrenada en el periodo en que Dilma Rousseff enfrentaba la destitución de sus funciones presidenciales, Aquarius sostenía un puntual paralelo con ese proceso. La experiencia de una mujer despojada de sus propiedades por fuerzas corruptas y conservadoras, se antojaba muy cercana a la de Rousseff. 

Tal sustantivación de lo social continuará en Bacurau. Y, por supuesto, Carlos A. Gutiérrez también inquiere sobre las particularidades de este último filme con el objetivo de desentrañar en alguna medida la lógica del viraje estilístico que supuso en la trayectoria creativa del autor.

Cinema Tropical, organización multimedia que «se ha convertido en el presentador líder del cine latinoamericano en los Estados Unidos», entrega con esta entrevista un valioso material para conocer la trayectoria profesional y el pensamiento de este singular cineasta brasileño. No solo revela la personalidad de Mendonça Filho; brinda información fundamental para el análisis de sus películas, un cúmulo de opiniones personales que permiten complejizar el acercamiento crítico a esta producción fílmica.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí