Exposición en el ArtScience Museum de Singapur celebra el legado del visionario diseñador Buckminster Fuller

0
Richard Buckminster Fuller (Milton, Massachusetts, EE.UU., 1895 – Los Angeles, EE.UU., 1983) (FOTO: culturainquieta.com)
Richard Buckminster Fuller (Milton, Massachusetts, EE.UU., 1895 – Los Angeles, EE.UU., 1983) (FOTO: culturainquieta.com)

Richard Buckminster Fuller (Milton, Massachusetts, EE.UU., 1895 – Los Angeles, EE.UU., 1983) permanece en el imaginario contemporáneo como un mito. Diseñador y arquitecto, Buckminster Fuller legó al presente ideas e investigaciones que parecen salidas de una cabeza visionaria. El ArtScience Museum de Singapur, pionero de su tipo en el mundo, y la Fundación Telefónica de Madrid han juntado esfuerzos para organizar una exposición que, precisamente, recupera y celebra el fascinante legado de este hombre distinguido en ciertos ámbitos como el “Leonardo Da Vinci del siglo XX”.

Radical Curiosity: In the Orbit of Buckminster Fuller, título de la exhibición, presenta materiales originales pertenecientes al archivo de Buckminster Fuller en Stanford Libraries, y la reconstrucción de algunos de los proyectos fundamentales de este inventor.

El objetivo es mostrar el alcance actual y las potencialidades del trabajo de un individuo que experimentó con disciplinas tan diversas como la arquitectura, la ingeniería, las matemáticas, la filosofía y las ciencias sociales, enfrascado en transformar/optimizar las condiciones de vida de la humanidad. Él mismo subrayó que su misión era “hacer funcionar el mundo para el 100 por ciento de la humanidad en el menor tiempo posible, a través de la cooperación espontánea, y sin ofensa ecológica ni perjuicio para nadie”.

Radical Curiosity… se presentó por primera vez en Espacio Fundación Telefónica entre el 16 de septiembre de 2020 y el 14 de marzo de 2021. Y el pasado 22 de enero ha vuelto a abrir en el ArtScience Museum como parte de la Semana de Arte de Singapur. Permanecerá disponible hasta el 22 de junio de 2022.

“La exposición se adentra en el universo de Fuller desde el estado de emergencia mundial en que comenzamos a vivir a partir del 2020. Este tiempo convulso e incierto nos ha sometido a múltiples crisis sistémicas, de desigualdad, urbanización, geopolíticas y ecológicas; problemáticas en las que precisamente trabajó Fuller de forma incansable. Al presentar esta exposición en medio de la pandemia […], nos aproximamos a las ideas de Fuller desde el núcleo de un sistema que se derrumba, pero con la convicción de que debe ser transformado”, han afirmado Rosa Pera y José Luis de Vicente, curadores de la muestra.

“Precursor e inspiración para la comunidad tecnológica de Silicon Valley, y referente de la generación hippie, Fuller es una figura polémica, pero clave para entender los cimientos de la contemporaneidad en todas sus complejidades”, comentan a propósito de la significación que en el presente reviste el estimulante trabajo del innovador estadounidense. “Su huella puede verse en procesos actuales como la construcción de edificios ligeros, estandarizados y de emergencia, en la economía circular, en la arquitectura basada en la eficiencia energética, en la biometría, en la visualización de datos masivos, y en la innovación basada en el diseño multidisciplinario. Como uno de los primeros «gurús visionarios» que viajaron alrededor del mundo ofreciendo seductoras charlas utópicas, la profunda desconfianza de Fuller en la política y su fe en que la tecnología podría proporcionar las respuestas a casi todos los problemas del planeta, todavía se hacen sentir hoy en el pensamiento y las discusiones sobre temas de innovación”.

Fuller se definió a sí mismo como un “científico de diseño anticipatorio integral”, dado su interés por transgredir los cercos disciplinarios del saber científico y la invención, y por operar en sus creaciones mediante el entrecruzamiento de ciencia, arte y diseño. Vivió firmemente convencido de que la experimentación –estimulada con algo de imaginación y experiencia práctica–, podía llevar a los individuos a hacer grandes aportes sociales. Este hombre, que alcanzó a imaginar ciudades flotantes en el mar, pronosticó la enseñanza por televisión, y proyectó una cúpula que cubriría una parte de Manhattan y regularía sus condiciones climáticas, fue un innovador tan adelantado a su tiempo que muchas de sus ideas fueron objeto de duras críticas y le ganaron el calificativo de “utópico”.

Quizá la propuesta más popular de Fuller resulte la “cúpula geodésica”, cuya presentación en la Exposición Universal de Montreal en 1967 garantizó el reconocimiento internacional de su trabajo. La estructura del domo, aún motivo de atracción en ferias de ciencias, ha inspirado la Nave Espacial del Parque Epcot del Walt Disney World Resort y otros recintos de atracciones infantiles, o el aeropuerto Jewel Cangai de Singapur, y asimismo se puede encontrar en sitios ecológicos e instalaciones museísticas.

Ya en la década de los sesenta las investigaciones de Fuller generaban gran interés en la comunidad científica. “El entusiasmo internacional por [sus] ideas no se limita a los estudiantes universitarios, aunque actualmente son sus más fervientes seguidores”, escribió Calvin Tomkins en una semblanza publicada en 1966 por The New Yorker. “Los matemáticos profesionales cuestionarán indudablemente algunas de las premisas de su «Geometría Energético-Sinergética» […], pero ya no es posible cuestionar la aplicación práctica de esos mismos principios en estructuras tan eminentemente satisfactorias como el domo geodésico […] científicos de otros campos han descubierto que la investigación de Fuller sobre la geometría de la naturaleza anticipa importantes descubrimientos propios. Los biólogos moleculares han reconocido ahora que su fórmula matemática para el diseño del domo geodésico se aplica perfectamente a la estructura de la capa de proteína que rodea a todos los virus conocidos. Varios físicos nucleares destacados están convencidos de que esa fórmula de Fuller explica la estructura fundamental del núcleo atómico y, por lo tanto, es la base de toda la materia”.

Obsesionado por las viviendas y los automóviles —dos factores esenciales de la vida del hombre moderno—, Fuller concibió y diseñó los Dymaxion Car y Dymaxion House, una tipología de residencia y un vehículo en los cuales puso en práctica su preocupación por la asequibilidad, la sostenibilidad y la economía de recursos. Se trataba de productos ligeros, de fácil manejo, capaces de generar su propia energía, que respondían a sus conceptos Dymaxion (abreviatura de Dynamic Maximun Tension), Tensegrity (neologismo creador de la unión de “tensión” e “integridad”) y Ephemeralization (capacidad de los avances tecnológicos para hacer más con menos). El trabajo de Fuller, quien fuera además un prolífico escritor, impactaría otros ámbitos. Fue un gran defensor de la socialización de datos, pues consideraba que a mayor información más eficientes serían la experiencia social de las personas y la solución de problemas. Fijó su mirada en la formación de los individuos: criticó fuertemente los programas educativos que atentaban contra la curiosidad y la vocación innata por la experimentación, e instó al desarrollo de dispositivos tecnológicos que contribuyeran a la concentración y mejoraran la transmisión del conocimiento. Muchos de los proyectos ideados y desarrollados por él buscaban solucionar tales preocupaciones.

El impacto definitivo de Fuller es visible en la influencia que ha ejercido/ejerce en disimiles promociones de diseñadores, arquitectos, artistas e investigadores que a menudo retoman sus experimentos. Justamente, Radical Curiosity… incluye obras de Chuck Hoberman, Norman Foster, Andrés Jaque, Joris Laarman, Tomáš Libertíny, Gyula Kosice, Olafur Eliasson, Isamu Noguchi, Neri Oxman, José Miguel de Prada Poole, Cedric Price, entre otros muchos profesionales de esos campos.

Exposición en el ArtScience Museum de Singapur sobre el legado del diseñador e innovador estadounidense Richard Buckminster Fuller (IMAGEN: www.marinabaysands.com)
Exposición en el ArtScience Museum de Singapur sobre el legado del diseñador e innovador estadounidense Richard Buckminster Fuller (IMAGEN: www.marinabaysands.com)

Esta exhibición en Singapur “celebra la confluencia de arte y ciencia mediante las obras de una de las grandes mentes del pasado siglo”, señaló Honor Harge, vicepresidenta a cargo del departamento de atracciones en el ArtScience Museum. “La visión de Buckminster Fuller culmina finalmente en un museo diseñado por Moshe Safdie, uno de los muchos arquitectos inspirados por él. En el ArtScience Museum, creemos que la adopción de enfoques multidisciplinares puede generar nuevas ideas que repercutan en el mundo entero. A través de Radical Curiosity…, esperamos no sólo rendir homenaje a la genialidad de Fuller, sino también inspirar y despertar un poco más la curiosidad de los visitantes por el mundo que les rodea, y animarlos a asumir posturas de pensamiento más radicales”.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí