Luis Gómez invita al ‘remix’ en Procesual Art Studio

0
Vista interior Procesual Art Studio

La exposición La era Hans Haacke ha terminado, inaugurada el pasado 5 de diciembre, se entremezcla en la galería independiente Procesual Art Studio (calle 17, #1217, entre 20 y 18) con la intervención Cierra un ojo y dispara, de Eduardo Ponjuán, Premio Nacional de Artes Plásticas 2013.

Pero no será la primera ni la última vez que ocurra el “remix”; Eduardo Ponjuán es el primero de una lista de artistas que intervendrán los restos de La era Hans Haacke… Ernesto Leal, Leslie García y José Madrigal Despaigne le siguen en un recorrido que se extenderá hasta enero de 2020.

En lo que parece ser un claro homenaje –y una interpelación– al maestro germano-estadounidense del arte conceptual Hans Haacke, Luis Gómez descuartiza, desmiembra, desestructura, des-realiza unos paneles que estuvieron antes expuestos en el Museo Nacional de Bellas Artes durante la XIII Bienal de La Habana.

Sobre las posibles implicaciones de la obra, en entrevista exclusiva para Rialta, Luis Gómez comentó:

“La era Hans Haacke ha terminado deconstruye una obra que se resignifica en el traslado desde el Museo Nacional de Bellas Artes hasta la galería privada. La obra se resemantiza, su valor polisémico se altera, y se convierte en otra obra; de ahí la deconstrucción sufrida. Por eso se titula así, porque ya la época de Hans Haacke, con el ideal del artista polémico, pasó. Esta época es una época post-Hans Haacke.”

Luis Gómez, que emerge de la plástica cubana de los ochenta, hoy parece (auto)exiliarse en procesos de mezcla cuyos actos pragmáticos existen no en la delimitación, sino en la capacidad de vincular y someterse a la transición con identidades múltiples, identidades transversales, al decir del sociólogo Daniel Bell.

Precisamente, la serie de intervenciones a la expo original que empezó este 14 de diciembre con Cierra un ojo y dispara, de Eduardo Ponjuán, busca construir una sujeción de prótesis al conjunto. Entiéndase conjunto como integración, que no uniformación. La era Hans Haacke… se transfiguró: pasó de ser un conjunto monolítico en el Museo Nacional de Bellas Artes a un conjunto de restos en la galería privada Procesual Art Studio.

Fundas de discos incorporadas por Eduardo Ponjuán a los paneles de Luis Gómez

Para el crítico cubano Alberto Méndez, La era Hans Haacke… se inscribe en una cultura cada vez más líquida:

“Luis Gómez entra en un proceso por el cual se construye un nuevo objeto a partir de las partes viejas, fragmentadas y abandonadas que tendrán una nueva función. De ahí que el artista siga una lógica permutativa hasta el infinito. La propia obra es una muestra de esa desestructuración cuando pasa de un modo de gestión a otro, cuando sufre el proceso de transformación de la obra expuesta en el museo regentado por el Estado y se desestructura metamorfoseando sus contenidos, y deconstruyendo su sintaxis en la galería privada.”

La era Hans Haacke… no se entrega a la lógica convencional de la obra de arte cerrada, ambivalente, sino que se readapta en una perversión de tipo aleatoria. La contingencia, aquí, es aleatoria. Por eso permite (invita) que Ponjuán inserte elementos adhesivos a los paneles fragmentados de Luis Gómez, que incorpore aleatoriamente fundas de discos de vinilo sobre los paneles negros. Percepción del negro, que, en términos de los físicos, significa la nada. Imágenes sobre los paneles negros con letras blancas. Percepción del blanco, que, en términos de los físicos, significa la mezcla de todos los colores, lo que se conoce como mezcla aditiva.

Sobre las palabras Prócer, Marlene Dietrich. Sobre las palabras Político, Beethoven. Sobre las palabras Oposición, Sarita Montiel. Sobre las palabras Artístico, María Callas. Sobre las palabras Miserere: dos bolsitas de papel, del MOMA. Es una mezcla aditiva de artefactos deformes, desastrosos, sublimes. ¿Lo Sublime kantiano?

Luis Gómez amputa y articula una estética cínica. Quiero decir: articula una sensibilidad cínica. Articula cuerpos. Cuerpos cínicos. Cuerpos que entran, atraviesan, ¿penetran?, en otros cuerpos y cohabitan en espacios de negociación/cocción/germinación. Cuerpos conectivos, intericónicos. Cuerpos híbridos. Cuerpos dotados de una eficacia hipercultural, siguiendo a Chul Han.

La era Hans Haacke ha terminado es un salvaje bricolaje de montajes. Manuscrito sobre manuscrito. Palimpsesto. Sobre este palimpsesto Luis Gómez reescribe: Miserere mei, Deus (“Ten piedad de mí, mi señor”).

Nietzsche acuñó la fórmula del sujeto como multitud. La era Hans Haacke… nos lo recuerda: no hay nada exclusivamente propio.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo rialta@rialta.org.
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments