fbpx
Inicio Temas Reina María Rodríguez

Tema: Reina María Rodríguez

…me debato entre la histeria necesaria para escribir y lo imaginario, que vigila, amanera, purifica, banaliza, codifica, corrige, impone la mira (y la visión) de una comunicación social. Por un lado quiero que me deseen y por el otro que no me deseen: histérico y obsesivo al mismo tiempo. Roland...
Soy una tercera voz que aparece acá y allá en mis textos, que no cabe duda de que soy yo al fondo de todo. Me gustaría que además estuviera el rey, es decir la literatura o el sentido, o lo verdadero, o quizás sencillamente el lector. Pero llega...
Mi existencia se ha reducido a una dimensión: una trocha y delante de ella un barco. Werner Herzog para AJP En la página cuarenta y cinco de la edición que tengo del diario Conquista de lo inútil, escrito veinticuatro años después de filmar Fitzcarraldo, Werner Herzog habla de la muerte de Larisa...
La poética de Arturo Carrera se revela en la imagen de la madre cuando entra en agonía; en los corderitos, en una granja de plomo encerrada en el vidrio...
llegamos al mediodía, con calor fuerte, por una carretera pelada y arenosa, como esas de las narraciones de Faulkner. llegamos a la finca de aquel hombre. él se sentó en cuclillas y, mientras fumaba, nos contó muchas cosas sobre los perros de pelea. alrededor, había jaulas con palomas, gallinas,...
Un texto sobre el libro Diálogos, de Ramón Hondal, me enfrenta otra vez a la pregunta sobre qué cosa es “lo literario”. Pensando en eso: en lo literario, y en si habrá conversaciones literarias, gestos literarios… ¿Decimos acaso algo sobre aquello que parece ser “lo literario”? Siempre algo colgante,...
Los textos de Reina María Rodríguez remiten a la interrogación del acto de escribir en la precariedad material, la desolación moral, la falta de rituales felices.
Ponte revisa los estados del yo de la Reina María Rodríguez de los años noventa. Se asoma a los devaneos y las inseguridades de una poética ya legendaria.
Abrí por primera vez la puerta Reina (azotea/vitrina/puerta de cedro machihembrada) en mayo de 2001. Habían desfilado ya por librerías –de mis menos 3 a mis 17– La gente de mi barrio, Cuando una mujer no duerme, Para un cordero blanco, En la arena de Padua, Páramos, Travelling, Otras...
En la poesía de Reina María Rodríguez toda aparente sencillez alude a una grandeza perdida en la mutación. Es este el secreto encanto de su obra, su misterio.