ESPECIAL | Una Cuba de bolsillo. Mapa de la poesía en los años cero

Volvemos a dejarnos tentar por la instantánea de una f(r)acción de la poesía escrita por la Generación Cero, que comenzó a publicar tras el año 2000 en Cuba. Quince poetxs nacidxs entre 1972 y 1988, fluctuando de lo púbico a lo público, del verso a la prosa poética, de la Isla a su cayerío y mar afuera… ¿Descomprometidxs? Desprejuiciadxs. ¿Deslocalizadxs? Queriendo desdramatizarse, más que asumir un estilo desarraigo… Puesta la mirada sobre lo político y lo real: de las ruinas (de la gloria) de un país a lo virtual, de los ritos de las tribus urbanas al regusto por cualquier arqueología (socavando sin ascos del yo al otro, del ayer al hoy). Puesto el dedo en los intersticios del cuerpo y de lo íntimo: de las excretas al sexo, de la solitaria masturbación a lo orgiástico. Demorados en lo efímero como en lo trascendente (amor, muerte, historia, lenguaje, memoria), mas sin ocultar el rictus de una son-risa siniestra cuando cronican las Indias otra vez. Aunque la instantánea seccione y delimite poses, rasgos, ramalazos de versos que se quedan en uno como ciertas imágenes o seguidillas obsesivas, este es sólo un boceto posible del panorama, una incitación para que el lector funde su propio álbum de nuestra poesía, como quien prueba a hacer y rehacer el arcoíris de una Cuba de Rubik.

Jamila Medina Ríos

amar y alimentarse tú, del tamaño amarillo de un polluelo, dormitando en la palma de mi mano/ una necesidad imperiosa de hacerte algo: besarte, acariciarte, arroparte… tú, pedacito de carne blanca en mi justo centro, despidiendo el calor que despiden los cuerpos a medida que caen en el sueño/ incontinencia/ el intentar un beso que se convierte en olisquear el pelo...
Matanzas Bay Como una jaula de pájaros sin pájaros, dos días antes del cumpleaños. Mochila otra vez a las Matanzas. Medias caladas contra el viento norte y una pareja inseparable de jirafas, ador-mecida en el fondo. Paseo Martí. De blanco y negro como una vieja foto. Pañuelo de cuadros enrollado, avalancha. Viendo pasar a izquierda y a derecha una dresina....
There was nothing to say 56 toneladas de peces muertos, en laguna de México – De una edad anterior a migraciones – “Muerte es ausencia de aura, o animar se a hablar entre mortales”, dijo pescador – 56 toneladas de peces muertos, ecce homo – “There was nothing to say”, tradujo en anónimo. Rizoma de las abreviaturas Viejos maestros de Oriente dijeron: “La boca atestada de pasas es...
Los Médanos de Coro perseguí una chiva a través del desierto sin poder alcanzarla. no como lo hiciera Lautréamont detrás de un avestruz a través de la jangada. mis vicios eran otros. otra la visión que me inquietaba. los Médanos de Coro estaban frente mí como una masa terral y duradera. agucé mi oído para oír lo que otros oyen, latidos subterráneos, el repicar profundo de tambores, el...
Las escamas del lucio (Al principio tampoco existía la posibilidad de que los apuntes de viaje llevaran fotos. Entonces conocí a la editora. Estuvo largo rato ojeando mi posible selección de veinte fotos. Llegó la foto del bungalow y preguntó: “¿Qué edad tenía Bob aquí?” Me resultó extraño que no preguntara nada sobre otras fotos. Aparezco en primer plano. “Casi...
Lo que cuelga Pasar bajo el lugar que cae. Pasar una y otra vez con la piedra sobre la cabeza. Pasar para allá, pasar para acá, y mientras lo que cae se viene abajo uno que no es vuelve a pasar. Para allá, para acá. Cae. Toca el piso la piedra con la carne. Todo se mezcla. Sobresale el polvo que sube no...
Euclid Avenue Euclid Avenue separa mi casa de la casa del deseo: los muchachos ─traídos acaso por el verano─ van y vienen para que yo comprenda la fugacidad de las cosas. Cada vez que salgo a la calle, pienso: los muchachos, el deseo, la fugacidad de las cosas. Books & Books, Lincoln Road La imagen es otra, adolece. El cambio de estación apenas se advierte. Leía Invisible de Paul Auster cuando entraste al recinto:...
El viejo cazador Un hombre de pelo blanco y ojos grises camina junto a mí. Tiene en la mano izquierda un bolso y en la derecha un bastón que gira. El bastón es una rama de guayaba con una tosca cabeza de perro labrada en la empuñadura. La luz purifica todo. Entramos en una hondonada con árboles en el centro. Subimos la pendiente. Descubro el rostro que me acompaña: es mi...
Secuela de Procusto Actualidad de los clásicos, rumbo de setas ocres en el bosque. Nada comunica el templo salvo un puente que circunda todo, y las sombras de las antiguas calzadas de piedra: una mancha de humedad en los pulmones, un vestigio. Por aquí pasó un ejército, por aquí los pies de una muchacha con un cántaro de agua; allá la desaparición de las cosas sorprendía a dos...
13,938FansMe gusta
2,052SeguidoresSeguir
3,527SeguidoresSeguir

Te puede interesar