Pablo de Cuba Soria: poemas

    0

    There was nothing to say

    56 toneladas de peces muertos, en laguna de México –
    De una edad anterior a migraciones –
    “Muerte es ausencia de aura, o animar se a hablar entre mortales”, dijo pescador –
    56 toneladas de peces muertos, ecce homo
    “There was nothing to say”, tradujo en anónimo.

    Rizoma de las abreviaturas

    Viejos maestros de Oriente dijeron:
    “La boca atestada de pasas
    es estado inmediato a la sabiduría
    más cercano incluso que el tinto 1922” –

    (Han caído en desuso diccionarios con toponímicas entradas)

    Viejos maestros de Oriente dijeron:
    “Abreviar todo marco de referentes hasta llamar le Gago o Letra muerta” –

    Patas arribas amanecieron ahorcados

    (porquerizos).

    Territorios de Verso

    [Para sentir el país a nuestros pies]

    En campos de Canto se siembran rábanos
    gotean nísperos
    cien verstas de coles en toda su extensión –

    A campos de Canto Helada los peina:
    la raya en el medio para abrigar los soles –

    Sorda les canta –

    —De oídas te había oído –

    (Felices faunos se dejan ver, o cría de asna)

    En campos de Canto, cubiertos de chinos.

    Destrocadero Lezama

    [Para escuchar al gago entonar su aria]

    En pocas palabras la escritura de un país:
    gaguear el mulo de Lezama –
    Dos Ríos o Key West, por amor de su nombre –
    Viejo Elías que a la memoria asiste
    demasiado encorvado, los tomates –
    Cultivar o hacer se el que cultiva:
    más bien rayando el guayo –
    Chirridos que defines, pedaleo, y lo intentas –
    Rechonchos mandarines coloreados por Gustav
    mulatos aprendices de escuelas coloniales –
    Costumbre de bonzos al mover de balancines –

    Pero a veces quisiera
    (he pretendido)
    decir los movimientos que se cruzan:
    mi gaguera articulando se en los otros –
    Lengua muerta en día de gracia
    Escucha la
    Albaceas vista al frente en conteo de purgas:
    Pound, quince de retraso y sin lengua posible –

    —En el jardín de su casa, señora, mean los perros
    (sin días últimos, siquiera iniciales)
    sus pantagruélicas manías a pesar de Rabelais –

    Mas un tanto de las lindes desviemos:
    Homestead (dijo Amherst)
    la cortesana de clóset con heliotropos salía –

    —Hija de Sión, los peones están doblados
    he olvidado doblar me los puños manga adentro –

    Cuerdas silábicas que cancaneantes ceden –

    ¿Quién se las arregla, entonces
    con esta implosión de gagas eufonías en mi cabeza? –

    Dos Ríos o Key West, por amor de su nombre.

    Colabora con nuestro trabajo
    Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
    ¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
    ¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo rialta@rialta.org.
    Comentarios
    guest
    0 Comentarios
    Inline Feedbacks
    View all comments