Salman Rushdie narra e investiga el intento de asesinato que casi lo deja sin vida en un nuevo libro

0
Salman Rushdie en la Feria del Libro de Fráncfort en 2023. Foto: Kirill KUDRYAVTSEV / AFP.
Salman Rushdie en la Feria del Libro de Fráncfort en 2023. Foto: Kirill KUDRYAVTSEV / AFP.

El escritor británico-estadounidense de origen indio Salman Rushdie ha sacado a la luz este abril el libro Cuchillo: Meditaciones tras un intento de asesinato, editado por Random House en inglés y español. El volumen vuelve a revivir para el público un acontecimiento que para el autor no ha cesado de repetirse en su cabeza desde que, un poco milagrosamente, recuperara la consciencia después de la brutal agresión que sufrió con arma blanca el 12 de agosto de 2022, a causa de sus supuestos ataques al islam.

Ese fatídico día Rushdie participaba, a sus 75 años, en una conferencia en el estado de Nueva York, que tenía como tema principal la libertad de expresión. “Sentí la necesidad de escribir este libro: una forma de procesar lo sucedido y de responder a la violencia con el arte”, dice el autor que fue acuchillado aquel día repetidas veces sin piedad.

“Todavía veo el momento a cámara lenta. Sigo con la mirada al hombre que se destaca de entre el público y corre hacia mí”. Lo mira “con el rabillo del ojo derecho –la última cosa que iba a ver ese ojo–”, dice Rushdie aludiendo a la pérdida de su ojo derecho a causa del atentado.

“Vi a aquel hombre vestido de negro que corría en dirección a mí por el pasillo de la derecha de la zona de butacas. Prendas negras, pasamontañas negros. Embestía como un misil agazapado. Me puse de pie, mirándolo avanzar. No intenté echar a correr. Estaba paralizado”, agrega.

Cuchillo es una meditación poderosa, profundamente personal y, en última instancia, consoladora sobre la vida, la pérdida, el amor, el arte… y sobre cómo reunir la fuerza necesaria para volver a ponerse en pie”, adelanta la editorial.

En 208 páginas el autor intenta entender las causas de la agresión e imagina una entrevista con Hadi Matar, el estadounidense de origen libanés de 24 años que lo heriría casi hasta la muerte.

“Esa mañana no había guardias de seguridad en el auditorio –¿por qué?, ni idea–, de modo que nadie le salió al paso. Yo, mientras, allí de pie, mirando en dirección a él, clavado al suelo como un idiota, como un conejo paralizado por los faros de un coche”, continúa Rushdie.

“Y entonces llegó a mi altura. No vi el cuchillo, o, en todo caso, no tengo ningún recuerdo de ello. No sé si era largo o corto, si era de hoja ancha como un cuchillo de caza o bien estrecho como un estilete, si era de sierra como los de cortar pan o una navaja de resorte, o incluso un cuchillo de cocina vulgar y corriente que le habría robado a su madre. Da igual. La cuestión es que sirvió para lo que había de servir, aquella arma invisible, e hizo su labor”, añade.

El ayatolá Ruhollah Jomeini, difunto líder iraní, emitió en febrero de 1989 una fatwa o edicto pidiendo la muerte de Rushdie, luego de que el escritor publicara en 1988 su novela Los versos satánicos, considerado por muchos musulmanes como un texto “blasfemo”. Tras el pedido del ayatolá ocurrieron varios intentos de asesinato contra el escritor, que fue puesto bajo protección policial por el Reino Unido.

“El gobierno iraní hace tiempo que se distanció del decreto de Jomeini, pero el sentimiento anti-Rushdie persiste”, aseguró Associated Press después del atentado.

“Lo primero que pensé fue: O sea que eres tú. Aquí estás. Y lo segundo que pensé: ¿Por qué ahora? No fastidies. Si aquello pasó hace mucho… ¿Por qué ahora, después de tantos años?”, continúa el escritor en su libro.

El agresor dijo a la justicia luego de ser apresado que sentía aversión hacia Rushdie por haber “atacado el islam”, pero negó haber leído más de un par de páginas de Los versos satánicos. “Puede que intentaras matarme porque no sabías reír”, le dice Rushdie a su atacante.

El autor, conocido por el uso del humor en su literatura, escribió Cuchillo para intentar comprender el terrible intento de asesinato, debido a que no estuvo relacionado con la obra literaria que provocó que fuera perseguido durante la mayor parte de su vida.

Con realismo, el libro narra todo el suceso y avanza despacio en numerosos detalles de su complicada recuperación médica. Hasta hoy, el autor vive con secuelas importantes. También, abunda en reflexiones sobre la violencia.

“¿Por qué no luché? ¿Por qué no hui? Me quedé quieto como una piñata y dejé que él me destrozara. ¿Tan flojo soy que no pude hacer ni el menor intento de defenderme? ¿Tan grande era mi fatalismo que estaba dispuesto a entregarme sin más a mi asesino?”, se pregunta el autor en las primeras páginas del libro.

“Lo más cerca que he estado de comprender mi inacción es esto: las personas que son objeto de violencia experimentan una crisis en su comprensión de lo real. Niños yendo al colegio, fieles congregados en una sinagoga, gente comprando en un supermercado, un hombre en el escenario de un anfiteatro; todos ellos habitan, por decirlo así, una imagen estable del mundo. Un colegio es un centro de educación. Una sinagoga es un lugar de culto. Un supermercado es un sitio donde comprar. Un escenario es un espacio donde se actúa. Ese es el marco en que se ven a sí mismos”, se responde.

“La violencia hace pedazos esa imagen. De pronto, la gente desconoce las normas: qué decir, cómo comportarse, qué decisiones tomar. Ya no conoce la forma de las cosas. La realidad se disuelve para ser reemplazada por lo incomprensible. El temor, el pánico, la parálisis se imponen al pensamiento racional. «Regir» se vuelve imposible, pues en presencia de actos violentos las personas ya no saben qué cosa es «regir». La violencia las –nos– desestabiliza, o incluso trastorna. La mente ya no sabe cómo funcionar”, argumenta.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí