Ministerio de Cultura nombra presidente del Instituto Cubano de Cine a Alexis Triana, compañero de incuestionable pedigrí comisarial

0
Alexis Triana (extremo derecho), nuevo presidente del ICAIC (FOTO Facebook/Alexis Triana)
Alexis Triana (extremo derecho), nuevo presidente del ICAIC (FOTO Facebook/Alexis Triana)

Tras la salida de Ramón Samada en medio de una crisis institucional –a raíz del último episodio de censura contra la obra de un realizador en la isla– cuyo punto culminante el último verano fue la conformación independiente de una Asamblea de Cineastas, el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) tiene desde este jueves 9 de noviembre un nuevo presidente: “el compañero Alexis Triana Hernández”, tal como lo presentó en nota de prensa el Ministerio de Cultura (MINCULT).

La comunicación oficial deja saber que esta mañana fue investido de su cargo el curtido funcionario –cuyos méritos burocráticos se remontan a sus años provinciales al frente de dependencias varias en el territorio nororiental de Holguín– ante “el consejo de dirección y los trabajadores de la institución”.

Ya en horas de la noche, el recién promovido envió a través de su perfil en Facebook un mensaje según el cual, ciertamente, no parecen figurar entre sus prioridades los reclamos de los cineastas constituidos en asamblea: “Mañana empezaremos por visitar las bóvedas, porque el Patrimonio cinematográfico sigue en riesgo, y hay que pensar juntos y actuar paso a paso. Y de ahí a la Casa del Festival porque nos quedan menos de 30 días para el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana”, escribió. “Gracias a quienes me hablaron, e igual me escucharon con respeto”.

“Triana, graduado de Periodismo en la Universidad de La Habana, acumula una larga historia como gestor y promotor cultural”, asevera el texto ministerial, lo que en rigor se refiere a su pedigrí comisarial, sin que evidentemente pueda adjudicársele a este Triana ni sombra de mérito artístico, ni por otra parte avistamiento salvador alguno, menos aún en las aguas ya estancadas, ya procelosas, y siempre turbias, del séptimo arte en Cuba.

La hoja de vida oficiosa de Triana cuenta que fungió como “presidente de la AHS en Holguín, presidente del Consejo Provincial de las Artes Escénicas y después como director provincial de Cultura de esa provincia durante 13 años, con reconocidos logros como la fundación del Festival Internacional de Artistas y Promotores Culturales «Romerías de Mayo» y la vicepresidencia del Festival Internacional de Cine Pobre en Gibara”.

Una vez mandado a buscar a la capital, Triana consolidaría su carrera como utility del establecimiento cultural isleño. Según la nota citada, ha sido “vicepresidente del Consejo Nacional de Artes Escénicas, coordinador nacional de la Misión Cultura Corazón Adentro en Venezuela, director de Comunicación y después funda el Estudio Multimedial y el canal digital CREARTV, así como la Cadena Streaming Cuba en el Ministerio de Cultura”.

Diario de Cuba no dejó de recordar la ya proverbial combatividad de Triana –autor de esforzados artículos en La Jiribilla, así como de frecuentes invectivas y exabruptos represivos en redes sociales contra voces críticas del régimen cubano– y, en especial, su papel de “apagafuegos” en televisión nacional tras la agresión –el casi célebre manotazo a un celular que grababa a las puertas del MINCULT– del ministro Alpidio Alonso contra un periodista de ese medio independiente.

Sin más, el comunicado de este jueves termina diciendo que “Triana asume la presidencia del ICAIC en un momento en que la institución trabaja junto a los creadores en la elaboración de las propuestas que están siendo presentadas al Grupo Temporal de Trabajo para la atención al desarrollo del cine cubano”.

Por supuesto, ese pasaje supuestamente administrativo solapa una vez más los actos y las voces de la Asamblea de Cineastas Cubanos, que desde hace meses exige un punto final para la censura sistemática en el ámbito cinematográfico y la generación de bases sólidas para el respeto a las libertades de expresión y de creación artística.

La emergencia de dicha Asamblea se produjo tras sucesivas acciones de censura y manipulación –incluida una posterior exhibición televisiva no autorizada– por parte de las autoridades culturales contra el documental La Habana de Fito, de Juan Pin Vilar.

Asamblea de Cineastas Cubanos
Asamblea de Cineastas Cubanos
Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí