La obra expansiva de Félix González-Torres viaja por el mundo

0
Una recreación en Seúl de la obra ‘Untitled’ (Fortune Cookie Corner), Félix González-Torres, 1990 (foto tomada de Andrea Rosen Gallery)

La onda expansiva del artista cubano Félix González-Torres no parece que vaya a detenerse en un año que comenzó con una de las ferias de arte más importantes del mundo, Arco 2020, dedicada a este pionero del arte contemporáneo. Ahora, una instalación suya no sólo se multiplica en el paisaje de una ciudad como Madrid, sino que se ha esparcido por los lugares más diversos de la esfera mundial, gracias a una iniciativa que llevaron adelante las galerías Andrea Rosen y David Zwirner, ambas ubicadas en Nueva York, y representantes del legado de González-Torres.

De acuerdo con la naturaleza de la obra de este artista cubano, que dinamitó por la década del ochenta la noción misma de autoría y propiedad privada en el circuito del arte, los galeristas neoyorquinos invitaron a mil personas de ámbitos diversos de todo el mundo a recrear una instalación suya de 1990, Untitled (Fortune Cookie Corner). Fue así como el gesto inicial de González-Torres inscrito en este trabajo, el cual tenía como propósito reflexionar sobre la pérdida, a raíz de la muerte de su amante, y consistía en una pila de galletas de la fortuna dispuestas para el consumo del público, que el artista debía reponer una vez se agotaran, ha adquirido en tiempos de desolación globales por la pandemia nuevas resonancias y usos. “Esta exhibición reconoce este momento único en la historia y refleja la naturaleza siempre relevante y flexible de la obra de Félix González-Torres”, se lee en la nota de presentación del evento suscrita por las galerías.

“Como muchos de los trabajos de González-Torres, como sus piezas de caramelos o sus pilas de papel, Untitled (Fortune Cookie Corner) alude a la capacidad de inmortalidad a través de la regeneración, aumentada por la experiencia de la pérdida”, acotaron los galeristas, quienes vieron en la coyuntura de la Covid-19 un escenario propicio para reflexionar sobre estos temas y brindar a las personas implicadas la oportunidad de compartir con los otros. De modo que muchos han formado parte de esta iniciativa con espíritu comunitario, como fue el caso de las galletas que se instalaron en un comedor en La Boca, Argentina, según ha informado el diario La Nación.

Un cartel relativo a una recreación en La Boca, Argentina, de la obra ‘Untitled’ (Fortune Cookie Corner), Félix González-Torres, 1990 (FOTO Santiago Orti)

La exposición global inició el 25 de mayo y concluirá el próximo 5 de julio, bajo directrices que dieron los galeristas a la lista de convocados. La idea general desde el comienzo fue montar una gran exhibición mundial interactiva, donde cada recreación particular de la instalación se pensara como parte de una obra mayor, hecha al unísono por cientos de personas de un lado al otro del globo. Desde La Habana, Buenos Aires, La Boca (Argentina), Seúl, Nueva York, San Francisco, Dorado (Puerto Rico), Berlín, Hamburg, Shanghai, Bruselas, Caracas, Roma, Lisboa, Vidigueira (Portugal), París, Tel Aviv, Sarvisalo (Finlandia), Londres, Copenhague y tantos otros sitios, cuatrocientos individuos se sumaron a la convocatoria de los mil que recibieron invitación. Los galeristas han recogido testimonio además de gente que se unió a la exhibición de manera independiente, luego de tener noticia del evento.

Se pudo ver también el modo en que la instalación de las galletas de la suerte de González-Torres funcionó en el contexto actual como canalizador de la muerte del afroamericano George Floyd a manos de la policía en Estados Unidos. Y parece abrirse la interrogante: ¿cómo la sociedad reparte la fortuna a unos y otros? La recuperación de la obra del cubano por parte de los activistas en favor de la comunidad negra no es gratuita. González-Torres participó de un fuerte activismo social y político en defensa de varios sectores marginados por la sociedad, en especial la comunidad gay. El amante de González-Torres murió de complicaciones asociadas al SIDA y, poco después, él mismo, cuando apenas llegaba al final de los treinta. El artista cubano fue entonces uno de los que habló del virus de manera abierta, rompiendo las barreras de lo que se consideraba marginal. Al igual que su obra, el nacido en la isla fue un viajero radical que salió de Cuba a los 13 años y vivió en España, Puerto Rico y Estados Unidos hasta fallecer en Miami en 1996.

Una recreación en Los Ángeles de la obra ‘Untitled’ (Fortune Cookie Corner), Félix González-Torres, 1990 (FOTO Gary Simmons)

A La Habana llegó también la reapropiación de Untitled (Fortune Cookie Corner). En la web de las galerías neoyorquinas se exhibieron las imágenes que testimoniaron la puesta en escena de las galletas y la interacción de un grupo de personas con la obra instalada. El director del Museo Nacional de Bellas Artes, Jorge Fernández Torres, fue la persona contactada por los galeristas para participar del evento internacional.

Una recreación en La Habana de la obra ‘Untitled’ (Fortune Cookie Corner), Félix González-Torres, 1990 (FOTO Jorge Fernández Torres)

Un artículo que el crítico de arte Iván de la Nuez firmara para El País, a inicios de año, sobre la presencia protagónica en Arco 2020 del artista que “barrió los estereotipos” decía: “González-Torres fue orgullosamente gay y puertorriqueño, exiliado y nostálgico, activista y amante, cubano y neoyorquino, vanguardista y frívolo, devorador de los frijoles negros y de Celia Cruz, abanderado contra cualquier tipo de discriminación y adalid de la diferencia”.

En 2007, Félix González-Torres fue seleccionado de manera póstuma para representar a Estados Unidos en la Bienal de Venecia. Sin embargo, y a contracorriente de la atención internacional que ha recibido la obra de González-Torres, a la fecha, como ha señalado Iván de la Nuez, se sigue “a la espera de que un museo cubano, en alguna década de este siglo, se digne a honrar por fin a un artista particularmente tozudo a la hora de reafirmar su pertenencia a esa cultura”.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo rialta@rialta.org.
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments