Especies Pterogyne nitens Tul y Leucaena leucocephala, entre 20 y 30 centímetros de altura en contraste con la altura normal de 15 o 20 metros, edad 20 años.
Especies Pterogyne nitens Tul y Leucaena leucocephala, entre 20 y 30 centímetros de altura en contraste con la altura normal de 15 o 20 metros, edad 20 años.

De noche, algunas veces, en los jardines, una flor se enciende de repente y nadie, nadie puede explicarse la razón.
Luigi Pirandello

Vicente Huidobro destiló los principios del Creacionismo en dos versos ya mitológicos: “Por qué cantáis la rosa, ¡oh Poetas! // Hacedla florecer en el poema”. Como todos los movimientos de vanguardia, el Creacionismo pretendía trascender la mera representación: el poeta debía generar nuevas realidades, dar forma al mundo por medio del acto de creación. Por eso, el poema que incluye esos versos, “Arte poética”, termina sosteniendo que “El poeta es un pequeño Dios”.

Un siglo después y en la otra punta de Sudamérica, Francisco dos Santos, escritor, artista visual y editor brasilero, parece haber hallado la fórmula para concretar aquella aspiración puramente metafórica de las vanguardias. Inspirado en la serie de dibujos de árboles podados de Vincent van Gogh, así como en una calle de Johannesburgo, Dos Santos plantó en un jardín interno de su casa en Bauru, en el estado de São Paulo, semillas de árboles que a lo largo de estos últimos 20 años riega y poda meticulosamente recurriendo a técnicas del bonsái que aprendió de niño.

'Pollard Birches', Vincent van Gogh, Nuenen,  1884.
‘Pollard Birches’, Vincent van Gogh, Nuenen, 1884.

Van Gogh tenía una atracción especial por los árboles podados. En carta a su hermano Theo, había revelado que veía en los árboles “algo como un alma”. Y en una fila de árboles podados, una “procesión de hombres huérfanos”. Claramente, en estos sauces, robles y hayas que exhiben sus troncos deformes, sus muñones retorcidos y sus ramas amputadas, hay una representación profundamente personificada, una invocación de cuerpos torturados y almas en pena no muy distante de los personajes que recorren los paisajes de Van Gogh o los entornos de su propio abismo espiritual.

Si bien es difícil identificar en la obra chispeante de Dos Santos un pathos trágico similar, sí comparte con Van Gogh una misma devoción por la plenitud de la naturaleza y las posibilidades formales del arte. Juhi Kulkarni escribió: “Donde otro artista veía solamente muñones, Van Gogh veía tanta belleza que lo dejaba sin palabras. Más aún, donde otro artista veía vacío, Van Gogh veía eternidad”. Francisco dos Santos no es “otro” artista, habitante del Cerrado (donde la intensidad del sol retuerce los árboles), él también ha quedado pasmado por estos muñones, por la belleza de sus contorsiones y por su potencial expresivo.

Cubierta de 'Contra-mimese', de Francisco dos Santos, Lumme Editor, 2024
Cubierta de ‘Contra-mimese’, de Francisco dos Santos, Lumme Editor, 2024

Contra-mimese (Lumme Editor, 2024) es no solo este silencioso proyecto que ya lleva 20 años, sino también su registro documental publicado en el 2024 por la editorial Lumme. Pero no se trata solo de dejar constancia fotográfica. Este libro atestigua por sobre todas las cosas el regodeo estético que Francisco dos Santos experimenta ante la aspereza de las cortezas, la monstruosidad de los nudos y las grotescas excrecencias. El juego al que apunta el título, Contra-mimese, agrega un pliegue más a los sueños de Huidobro. Ya no se trata de soslayar al arte como forma de imitación de la realidad, sino por el contrario de recurrir a la realidad misma como material para imitar al arte. Este intento de recrear por medio de árboles reales las representaciones de Van Gogh conduce sorpresivamente a la exploración de un género que hasta ahora Dos Santos no había practicado: el bio-arte.

Como parte del guiño deconstruccionista que ya es característico de su obra, Francisco dos Santos siempre ha desafiado los géneros y las disciplinas. Concibe poemas compuestos de una sola palabra (A imagem sem centro), ilustraciones de un solo trazo (Desenhos e desdesenhos), dibujos-animados que se leen como textos (Charges-escritas), o imágenes de vocación pornográfica que eluden la figuración en favor de la abstracción (Desenhos amadores). Este proyecto de los árboles podados encauza con esa búsqueda constante de libertad orgánica, de parodia y travesuras espontáneas, de humor sutil e irreverencias dadaísta que define su obra.

Francisco dos Santos
Francisco dos Santos

¿Cómo hacer florecer la realidad? Francisco dos Santos ofrece una respuesta posible. Nuestro patafísico amazónico, nuestro demiurgo del Mato Grosso, nuestro bastardo de Las Lusiadas (como él mismo versó en A imagem sem centro), ha hecho toda una obra rebosada de plantas, peces y pájaros. Pero ahora la naturaleza irrumpe en su obra con el ímpetu de la vida misma y la energía de la realidad material. Es por eso que hoy más que nunca imagino a Dos Santos en la sabana tropical de su Boca-do-sertão, como un pequeño dios entre semillas aladas de amendoinzeiro, ipés cascudos de todos los colores, acacias perladas, gloriosos lirios, cambacicas, lagartos prehistóricos, coleópteros mesozoicos, elefantes ligeros como rosas, gatos cuánticos… lo imagino digo, como un pequeño dios en el centro de sus propias cosmogonías fantásticas. Un dios-bonsái, limitado, retorcido, paradójico, acusado de vivir en su propio mundo… pero dios al fin… cultivando día a día su arborescente y prodigiosa creación.

- Anuncio -Maestría Anfibia

Especies Pterogyne nitens Tul y Leucaena leucocephala, entre 20 y 30 centímetros de altura en contraste con la altura normal de 15 o 20 metros, edad 20 años.
Especies Pterogyne nitens Tul y Leucaena leucocephala, entre 20 y 30 centímetros de altura en contraste con la altura normal de 15 o 20 metros, edad 20 años.
Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].
Pablo Baler (Buenos Aires, 1967) es novelista, crítico y profesor de literatura latinoamericana en la Universidad Estatal de California en Los Ángeles. Es el autor de las novelas Circa (Galerna, 1999, premiada con el Fondo Nacional de las Artes y el Premio Cultura de la Nación en Argentina) y Chabrancán (Ediciones del Camino, 2020), así como el ensayo Los sentidos de la distorsión: fantasías epistemológicas del neobarroco latinoamericano (Ediciones Corregidor, 2008), publicado en traducción al inglés como Latin-American Neo-Baroque: Senses of Distortion (Palgrave Macmillan, 2016). Baler es el editor de la antología internacional The Next Thing: Art in the Twenty-First Century (Fairleigh Dickinson University Press, 2013), once ensayos sobre la sensibilidad estética que va a definir el siglo XXI. Su colección de cuentos La burocracia mandarina fue publicada en español en el 2013 y en portugués en el 2017 (Ed. Lumme, San Pablo, Brasil). Graduado de la Universidad Hebrea de Jerusalén, la Universidad de Stanford y la Universidad de Berkeley, Baler es también International Research Fellow del Centro de Investigación sobre el Arte de la Universidad de la Ciudad de Birmingham en el Reino Unido. Su última novela, El lejano desoriente (bitácora de la felicidad), fue publicada en 2022 por Rialta Ediciones.

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí