Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica denuncia los efectos de la censura franquista en la España contemporánea

0
Escena censurada en la España franquista de ‘It´s a Wonderful Life’ / ‘¡Qué bello es vivir!’ (1946), de Frank Capra.
Escena censurada en la España franquista de ‘It´s a Wonderful Life’ / ‘¡Qué bello es vivir!’ (1946), de Frank Capra.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARHM) de España solicitó al Gobierno de Pedro Sánchez que cree una comisión de trabajo para abordar el alcance actual de la censura franquista sobre obras literarias y cinematográficas. La institución, fundada en el año 2000 con el propósito de dignificar el pasado mutilado por la dictadura, reclama que cesen la publicación de libros y la emisión televisiva de películas en versiones intervenidas y manipuladas durante el régimen de Francisco Franco.

Pasadas más de cuatro décadas de la muerte del dictador en 1975, su legado continúa afectando el desenvolvimiento democrático del país. Restaurar y rehabilitar las obras censuradas no es sólo un acto de justicia artística y una responsabilidad, es también un acto de saneamiento del imaginario colectivo en España.

El reciente comunicado de la ARHM fue motivado, en primera instancia, por la alarma que levantó la transmisión televisiva, durante estas navidades, del filme estadounidense It´s a Wonderful Life / ¡Qué bello es vivir! (Frank Capra, 1946). Se transmitió una copia con siete minutos suprimidos del metraje original, una decisión de la Junta Superior de Censura Cinematográfica creada por Franco, que en su momento consideró que el contenido político del filme resultaba nocivo para los valores de la sociedad española.

Fue Emilio Silva, presidente de la ARHM, el primero en advertir públicamente el hecho a través de su cuenta de Twitter, aprovechando la ocasión para reflexionar sobre la trascendencia de la censura franquista en la contemporaneidad del país.

El régimen de Franco controló estrictamente la edición, circulación y traducción de obras literarias y la proyección de obras cinematográficas, empeñado –según Jordi Cornellà-Detrell, profesor de la universidad de Glasgow y especialista en estudios hispánicos– en “reforzar un conjunto de valores morales, sociales y religiosos conservadores, promover la uniformidad ideológica y cultural y manipular la historia, especialmente la memoria de la guerra civil”. Durante los años de dictadura, los cines del país presentaron, en copias mutiladas o alteradas de múltiples maneras, películas tan importantes como Casablanca (1942), La dama de Shanghai (1947) o Ladrones de bicicletas (1948), por sólo poner algunos ejemplos. En el campo literario, los censores expurgaron las obras de autores como George Orwell, Ernest Hemingway, Ira Levin, Henry Miller, James M. Cain, Ian Fleming y muchos otros.

Escena censurada en la España franquista de ‘It´s a Wondeful Life’ / ‘¡Qué bello es vivir!’ (1946), de Frank Capra.
Escena censurada en la España franquista de ‘It´s a Wonderful Life’ / ‘¡Qué bello es vivir!’ (1946), de Frank Capra.

La semilla del diablo de Ira Levin, por ejemplo, se encuentra disponible [hoy] en más de 20 ediciones distintas (versión electrónica incluida) a las que les faltan dos largos pasajes. Según los censores, estos fragmentos glorificaban a Satán y eran poco respetuosos con los valores religiosos. Ve y dilo en la montaña de James Baldwin sufrió varios cortes que incluyen referencias a la contracepción y detalles sobre la vida sexual de los protagonistas. Según el censor, el texto contenía «ya expresiones obscenas, ya descripciones pornográficas, y, en algún caso, incluso irreverencias»”, ha señalado Cornellà-Detrell.

En el caso de la Junta Superior de Censura Cinematográfica, su principal y más eficaz instrumento fue el doblaje. A través de este modificaban los diálogos originales, llegando en ocasiones a aberrantes resultados. La dictadura no sólo perseguía un reforzamiento ideológico del poder, sino que buscaba enmascarar la realidad para perpetuar ciertas costumbres y comportamientos. Por ejemplo, los criterios u opiniones que enfrentaran los valores católicos fueron puesto bajo una absoluta vigilancia. La sexualidad fue uno de los focos principales: toda clase de alusión al adulterio, la homosexualidad, cualquier imagen que mostrara el cuerpo ligeramente descubierto o alguna proximidad erótica entre dos personas, era suprimida de inmediato. Se recuerda especialmente la nefasta intervención en el filme Mogambo (1953), de John Ford. La película gira alrededor del adulterio; con el propósito de que este pasara inadvertido, mediante el doblaje, trasformaron el matrimonio protagonista en una pareja de hermanos. Se eliminó así el caso de adulterio, pero siendo la relación amorosa el centro del relato, se terminó por introducir en el filme un caso de incesto.

Escena censurada en la España franquista de ‘It´s a Wondeful Life’ / ‘¡Qué bello es vivir!’ (1946), de Frank Capra.
Escena censurada en la España franquista de ‘It´s a Wonderful Life’ / ‘¡Qué bello es vivir!’ (1946), de Frank Capra.

La existencia de versiones mutiladas de clásicos de la literatura universal en las bibliotecas, y su circulación, la edición en el presente de estas mismas versiones (incluso en formatos digitales), así como la sistemática emisión de películas que sufrieron las consecuencias de la autoridad franquista, constituye, para la sociedad española actual, “una agresión a su libertad de expresión” y un atentado “contra el derecho al conocimiento y la libertad en el acceso a la cultura”, sostuvo la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

La dimensión con que el franquismo impactó a España todavía no se ha investigado a cabalidad. En la época de transición a la democracia, las leyes de censura dictadas por Franco se derogaron, pero no se acometió una indagación para constatar y remediar sus secuelas. El objetivo de la ARHM es localizar los rezados de la censura en la contemporaneidad y sopesar el papel que todavía desempeña en la vida española, así como “reparar y completar” los filmes y los libros intervenidos por Franco a fin de impedir que continúe la emisión y publicación de aquellas versiones.

Escena censurada en la España franquista de ‘It´s a Wondeful Life’ / ‘¡Qué bello es vivir!’ (1946), de Frank Capra.
Escena censurada en la España franquista de ‘It´s a Wonderful Life’ / ‘¡Qué bello es vivir!’ (1946), de Frank Capra.
Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí