La filmografía mexicana de Luis Buñuel en retrospectiva en el MoMA de Nueva York

0
Fotograma de ‘Nazarín’ (1959); Luis Buñuel
Fotograma de ‘Nazarín’ (1959); Luis Buñuel (IMAGEN www.moma.org)

El Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) presentará del 1 al 20 de febrero un ciclo de las películas realizadas por el español Luis Buñuel en México. Los organizadores  subrayan que, aun cuando “el periodo mexicano de Buñuel es a menudo tratado como un paréntesis entre sus primeros trabajos vanguardistas en Europa –Un Chien Andalou (1929) y L’Age d’or (1930)– y sus inmaculadas obras maestras tardías –Belle de jour (1966) o El discreto encanto de la burguesía (1972)–, fue en México donde se convirtió en cineasta”.

Titulada Buñuel in Mexico, esta retrospectiva exhibirá veintiún filmes de los veintidós que dirigió el aragonés en la nación latinoamericana. Solo no estará disponible esta vez, informa el MoMA, la película Cela s’appelle l’aurore (1956), excluida habitualmente del periodo mexicano del autor y considerada el primer accidente de su regreso a Europa. De cualquier manera, es cierto que el grueso de la filmografía de Buñuel, que comprende un total de treinta y dos obras, se consumó en México, a donde arribó justo “en el momento más próspero y prestigioso de su industria”, tal como apunta el museo neyorquino, “época de oro que consolidó la producción nacional, exportada a todo el continente americano como una alternativa a Hollywood”.

Varios filmes mexicanos de Buñuel se presentaron en festivales internacionales; por ejemplo, Los olvidados (1950), que obtuvo el premio a Mejor dirección en el Festival de Cannes, y Viridiana (1961), que ganó, también en Cannes, la Palma de Oro, máximo galardón del evento. Sin embargo, advierten los curadores de este ciclo, “la mayor parte de su producción del periodo fue realizada para audiencias locales, y creada bajo las pautas de géneros populares como el musical ranchero, la comedia popular, el melodrama doméstico e, incluso, el thriller”.

El director de Nazarín (1959) llegó a México en 1946 y allí contactó al productor Oscar Dancigers, quien le propuso trabajar en Gran casino (1946), su debut mexicano. A pesar de contar con las actuaciones protagónicas de Jorge Negrete y Libertad Lamarque, cabezas del star system local, Gran casino no tuvo un buen recibimiento. Entonces debió esperar tres años para dirigir un nuevo filme: El gran Calavera (1949), una comedia negra, de enredos familiares, emprendida a plenitud bajo los dictados industriales. Mucho mejor recibido, este filme abrió el camino al director para emprender una película que marcaría radicalmente su trayectoria: Los olvidados.

Mientras registraba la suerte de la juventud y la niñez en los ambientes marginales y pobres del país, esa obra maestra inscribía una contundente crítica sobre el proyecto modernizador mexicano. Con Los olvidados, Buñuel confirmó la posibilidad de un nuevo estilo (visual, narrativo) ante los directores latinoamericanos, sobre todo de México, demasiado moldeados por el espíritu de la Revolución. La singular visión crítica del aragonés –presente incluso en las obras por encargo– impactó a los autores emergentes, quienes encontraron en este exiliado una ruta para edificar el cine nacionalista que sobrevendría en los sesenta y setenta.

Al llamar la atención sobre las creaciones mexicana de Buñuel, el MoMA contribuye a difundir un particular momento sin el cual no se comprende la complejidad de su imaginario artístico, de su cosmovisión. Al ser muchas veces reducido a unas pocas obras –aquellas que el autor emprendió en un estilo más personal, con independencia de la industria–, se simplifica la riqueza de su obra y se dificulta tasar su versatilidad. En los filmes poco difundidos que ahora exhibirá el MoMA se aprecian matices importantes en torno a las obsesiones temáticas de Buñuel: la mujer, la familia, la religión, la sexualidad… Y, en todo caso, se muestra cabalmente un capítulo imprescindible en el devenir de la cinematografía latinoamericana.

Además de los títulos mencionados –Gran casino, El gran Calavera, Los olvidados, Nazarín y Viridiana–, se podrán ver en el MoMA ejercicios tan importantes como Él (1953) y El ángel exterminador (1962), dos de las creaciones más estudiadas del director. La primera despliega, con la mordacidad típica de Buñuel, un estudio de la masculinidad mexicana, sobre todo de los celos enfermizos y el conservadurismo moral. La segunda es una metáfora, a ratos surrealista, sobre la decadencia burguesa y de las clases altas. También se debe destacar Susana (1951), filme en que la anarquía sexual de la protagonista desnuda la hipocresía moral de las clases medias; Abismos de pasión (1954), la singular adaptación de Cumbres borrascosas, proyecto de Buñuel de los años treinta, y Robinson Crusoe (1954), su mayor éxito de taquilla en México, donde el esquema aventurero de la novela y el personaje posibilitan inteligentes preguntas sobre el colonialismo y la esclavitud.

El resto de los filmes programados son La hija del engaño (1951), Una mujer sin amor (1952), Subida al cielo (1952), El bruto (1953), La ilusión viaja en tranvía (1954), Ensayo de un crimen (1955), El río y la muerte (1955), La muerte en el jardín (1956), Los ambiciosos (1959), La joven (1960) y Simón del desierto (1965). Este último, el cierre del capítulo mexicano de Buñuel, inspirado en el asceta cristiano sirio Simeón Estilita, iba a integrar una trilogía junto a realizaciones de Federico Fellini y Jules Dassin, pero, finalmente, se estrenó de forma independiente.

Luis Buñuel (España, 1900 – México, 1983)
Luis Buñuel (España, 1900 – México, 1983)

Gracias al apoyo de los archivos mexicanos de La Cinemateca Nacional y La Cineteca de la UNAM, que han trabajado en la restauración de las películas originales en los últimos años, se exhibirán copias de 35mm de la mayoría de estas obras. La retrospectiva fue organizada por Dave Kehr y Steve Macfarlane, curador y asistente del departamento de cine del MoMA, respectivamente, asistidos por Daniela Michel y Chloe Roddick, programadoras del Festival Internacional de Cine de Morelia.

Buñuel in Mexico se suma a otras iniciativas recientes que dan cuenta de la relevante contemporaneidad del autor español. En abril de 2022, el propio MoMA proyectó la copia restaurada de Nazarín, ese clásico imprescindible donde el maestro entrega inquietantes cuestionamientos sobre la caridad cristiana y los dogmas de la fe. Por su parte, el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA) organizó, entre septiembre y octubre de 2022, una retrospectiva integral de Luis Buñuel.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí