Lamentan el fallecimiento a los 90 años del intelectual disidente cubano Gabriel Calaforra

0
Gabriel Calaforra (Camagüey, 1933 - La Habana, 2024)
Gabriel Calaforra (Camagüey, 1933 - La Habana, 2024). Fotograma (detalle) de ‘Monday Club’ (2011); Sarima P. Proveyer (IMAGEN YouTube / nomada2015)

Artistas e intelectuales de la sociedad civil cubana independiente lamentaron este domingo 3 de marzo el fallecimiento en La Habana, a los 90 años, del abogado y exdiplomático Gabriel Calaforra, a quien reconocieron su postura crítica de larga data frente a la realidad de la isla y su generosidad en tanto “maestro” de varias generaciones.

Luego de que trascendiera la noticia de su muerte, no se hicieron esperar los mensajes de despedida para el anfitrión de una tertulia que durante muchos años reunió, cada lunes, en su casa de la calle habanera Lealtad, a artistas y escritores independientes, jóvenes (y no tanto) en vías de formación de un pensamiento crítico, activistas políticos y opositores al gobierno cubano…

Graduado de Derecho Internacional en la Universidad de La Habana, Calaforra –quien nació en 1933 en Camagüey– fue parte de la diplomacia cubana a partir de 1960 y sirvió, por ejemplo, como encargado de Negocios de Cuba en Copenhague. Asimismo, laboró en la Organización de Solidaridad de los Pueblos de Asia, África y América Latina (OSPAAL).

En algún punto, Calaforra empezó a distanciarse de la ortodoxia cubana. Así las cosas, resultaría trascendental su relación con el periodista independiente Yndamiro Restano, fundador en 1990 del Movimiento Armonía –cuyos fines expresos eran: “ayudar con nuestras ideas a la transición del socialismo de estado al socialismo democrático en nuestro país”–, al cual se sumó el antiguo miembro de la diplomacia isleña.

Su posicionamiento intelectual crítico y sus experiencias en el servicio exterior cubano (muchas de ellas recogidas en su libro Misión en Dinamarca), su amplio conocimiento de las culturas orientales, así como su cualidad de políglota (una decena de idiomas, según varias fuentes), son algunos de los atributos que han destacado, en la hora de su muerte, aquellos que lo admiraron en vida.

“El sensei de la disidencia silenciosa cubana”, lo llamó este domingo la curadora y crítica de arte Elvia Rosa Castro, “hombre culto donde los haya”.

Por su parte, el artista exiliado Hamlet Lavastida, quien hace unos años estuvo detenido durante tres meses en La Habana por la Seguridad del Estado, escribió: “Adiós amigo, siempre abriste tus puertas para la libertad, la cultura y la educación. Un gran abrazo siempre, Gabriel Calaforra, la calle Lealtad siempre será ese refugio para los que soñamos una Cuba libre de toda esa legendaria opresión, esa obsesión del poder político por ensuciarlo todo”.

“No es suficiente decir que fuiste diplomático, políglota y un estudioso de la cultura asiática. Fuiste también el maestro generoso al que acudíamos en busca de algún libro, de una conversación o un buen consejo”, dijo a su vez en Facebook el también artista Yornel Martínez Elías. “Tu casa los lunes fue un oasis para gente inquieta, artistas, escritores, amigos… tu grandeza ética e intelectual nos influyó a muchos. Me preciaré, siempre, de haberte conocido, al menos un rato en este Samsara”.

Otro de los jóvenes que ofreció en esta jornada su testimonio sobre la impronta de este intelectual cubano fue Abel González Fernández: “Le debo mi vocación curatorial y mi visión afectiva del patrimonio a Calaforra”, confesó en Instagram. “Descansa en paz amigo del alma”.

“En casi 30 años en los que el profe Gabriel Calaforra abrió las puertas de su casa a tertulianos de diversa procedencia (en el Morning Monday Club), se transmitió más conocimiento que en cualquiera de las instituciones de Educación Superior cubana”, no dudó en afirmar González Fernández. “A Gabriel lo escuché hablar 13 idiomas distintos, aprendidos en las oficinas diplomáticas de Dinamarca o Japón, en el interior de un barco francés dedicado al comercio internacional, o en la frialdad de alguna biblioteca municipal. Su generosa existencia, anclada en una biblioteca babeliana, un club de té[s]exóticos, el ejercicio impecable de la traducción cosmopolita y una vocación inmensa para escuchar y para propiciar el debate será recordada por los artistas, intelectuales, disidentes, practicantes del budismo zen, karatekas, aprendices de sánscrito, periodistas, diplomáticos, vecinos (un ágora genuinamente democrática) que frecuentamos su casa”.

Además de los reportes sobre su deceso en medios cubanos independientes, otros mensajes de gratitud y rendido homenaje emergieron en redes sociales a lo largo de la tarde dominical; las definiciones del hombre suelen repetirse: “maestro”, “profesor”, “amigo”…

Calaforra fue además autor de varias obras publicadas bajo el sello de Gente Nueva (consagrado a la literatura juvenil y para niños): Mongolia (1980), India (1985), Marco Polo (2010) y El mundo de los vikingos (2014).

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí