* Estos poemas los leí por primera vez en el Primer Encuentro Neobarroco, organizado por el poeta colombiano Armando Romero, y realizado en la Universidad de Cincinnati en abril de 1988, en el que también participó J. K., iniciales de él. Qué buenos tiempos. Asimismo, estos y otros por el estilo fueron leídos en el simposio realizado en la Universidad de California, Irvine, en abril de 1997, en lectura de la cual participaron el poeta cubano hoy homenajeado y Angelina Muñiz-Huberman, la cual fue aplaudida. Pertenecen al libro ‘Un jardín lleno de búlgaros’, aún inédito.

Padre padrone

Albur del sino.
O si no, ¿qué?:
él, Kozer,1 su
padre, sastre.2
Si llega –no
hay manera
a esta hora
de saberlo–,
el desastre
lo encontrará
bien vestido.


1 José Kozer vive en Queens, Nueva York. Anoche hablé con él por teléfono. Está bien.
2 Ver al respecto el poema “Mi padre que está vivo todavía”, incluido en el libro Carece de causa (Último Reino, Buenos Aires, 1988).

Poema padrone

“                               1

“a veces […] […] […]”2


1 El citado es mi verso favorito de Kozer.
2 Ibíd.

Errata budista

El lama es un
alma mal escrita.

No por llamarse así
todos deben ser iguales

Sí, es indiscutible.
El arca era de Noé,
pero la compartió.

Noé, personaje bíblico.
Le tocaron vivir tiempos lluviosos.

Noé Trejo, ex estudiante mío.
Dice que en el desierto de Texas
donde vive, nunca llueve.

Otro poema espiritual

El alma dijo estoy muy sola, hasta que
se dio cuenta que era la de alguien.1


1 Pensé que el poema debía dedicárselo a alguien, pero no sabía a quién. Me preocupé con razón. Necesitaba saberlo. Son esas cosas que uno quiere resolver cuanto antes. En la madrugada del 18 de octubre de 1987, llamé a Kozer para preguntarle si sabía de algún conocido al que pudiera dedicárselo. Me dijo que estaba durmiendo, que no sabía. Mi nerviosismo aumentó. Le dije: “José, José, también escribí este poema, oídlo”:

Homenaje al dólar

“Verde que te quiero verde”.2


2 Con escucha somnolienta, muy amablemente, como el tango de Edmundo Rivero, Kozer me pidió que lo llamara en otro momento.

Amnesia imperdonable

                                       1

                           2


1 Casi me olvido que, para que un poema exprese, primero hay que escribirlo, al menos un poco.
2 Para que el verso previo no luciera ni tan solo o abandonado, escribí también este (por la premura del momento, me salió en inglés): “April is what?”.

Arte por ética

El hombre con información incluida llegó
para que nadie tuviera luego que llamarlo.
Es mejor no venir hasta que uno también esté.
No es que sea así como algunas veces, cuando
los griegos conocían demasiado de antemano.
A la belleza le alcanza con eso, con anunciar,
“hay quienes me conocen tanto como todo” –y
no quiero decir que al tiempo le cueste menos–.
Sé sin embargo de seres parecidos, y de otros
a los cuales lo mismo les da. Sé que además
es mejor preguntarle a la poesía, dejar que
a la persona no le pase lo mismo que le
ocurrió a Gérard de Nerval por terminar
colgado en un ciprés como un individuo.

Arte por ética, y esta vez también por ti

La poesía es parte del poema.
El poema, a menos que sea
más, nunca será lo de menos.

Filosofía imposible

Quisiera preguntarle a Aristóteles,
a Platón, ¡a Pico della Mirandola!, al
que primero aparezca en persona,
si de acuerdo a la filosofía
mañana va a llover.1

1 El mundo está patas arriba. La misión de este verso final es recordarlo. Anoche, pero a una hora más temprana que la semana pasada, hablé con Kozer sobre el tema. Yo creo que los dos tenemos razón.
Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo rialta@rialta.org.
EDUARDO ESPINA
Eduardo Espina (Montevideo, 1954). Poeta y ensayista. Sus más recientes libros son La imaginación invisible. Antología 1982-2015 (Editorial Seix Barral, 2015, poesía), y Tsurnamis. Vol. 1. (Editorial Mansalva, 2017, ensayo). Sus poemas han sido traducidos al inglés, francés, portugués, alemán, holandés, albanés, chino, ruso y croata. Está incluido en más de cuarenta antologías de poesía. Sobre su obra poética y ensayística se han escrito tesis doctorales y extensos artículos académicos. En 1980 fue el primer escritor uruguayo invitado al prestigioso International Writing Program de la Universidad de Iowa. Desde entonces radica en Texas.
Comentarios
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments