Una corte de Managua despoja de la nacionalidad a más de 90 nicaragüenses, incluidos los escritores Sergio Ramírez y Gioconda Belli

1
Gioconda Belli (1948) y Sergio Ramírez (1942); año 1997 (FOTO Daniel Mordzinski / Fuente: Archivo personal de Sergio Ramírez / Vía: www.cervantesvirtual.com)
Gioconda Belli (1948) y Sergio Ramírez (1942); año 1997 (FOTO Daniel Mordzinski / Fuente: Archivo personal de Sergio Ramírez / Vía: www.cervantesvirtual.com)

Una corte de Managua desposeyó este miércoles 15 de febrero de la nacionalidad nicaragüense a 94 personalidades críticas del gobierno encabezado por Daniel Ortega y su esposa y brazo derecho, Rosario Murillo. Entre los condenados sobresalen dos intelectuales de primera línea, el narrador y ensayista Sergio Ramírez (1942), ganador en 2017 del Premio Cervantes, y la poeta y novelista Gioconda Belli (1948); ambos exiliados en España.

El Tribunal de Apelaciones de esa capital centroamericana ha aducido delitos considerados como “traición a la patria” en el fundamento de una sentencia que también alcanza a Carlos Fernando Chamorro –fundador y editor de Confidencial, e hijo de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro y del también periodista Pedro Joaquín Chamorro, asesinado a tiros en 1978 por el régimen de Anastasio Somoza–, y a prominentes figuras de la política (la oposición) y la sociedad nicaragüenses como monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de Managua, o Luis Carrión, excomandante de la Revolución sandinista.

Según trascendió, la lista de desterrados incluye a la defensora de derechos humanos Vilma Núñez; la feminista Sofía Montenegro; el exmagistrado sandinista Rafael Solís; el diplomático Arturo McFields, exembajador ante la Organización de Estados Americanos; Humberto Belli, exministro de Educación, y el excanciller Norman Caldera.

El fallo judicial –leído este 15 de febrero por Ernesto Rodríguez Mejía, presidente del citado tribunal– ordena asimismo “la inmovilización y el decomiso a favor del Estado de Nicaragua de todos los bienes inmuebles y sociedades que los procesados tengan inscrita a su favor, ya sea a título personal, o de persona jurídica o sociedades en la que participan como socios, para responder por los delitos cometidos”.

“Ténganse a los (94) acusados por traidores a la patria por lo que se les impone las penas accesorias de inhabilitación absoluta y especial para ejercer cargos públicos, ejercer la función pública en nombre o al servicio del Estado de Nicaragua, así como ejercer cargos de elección popular y la pérdida de sus derechos ciudadanos de forma perpetua, respectivamente”, establece en otra parte dicha sentencia, dirigida contra personas que, de hecho, se consideran ahora mismo “prófugos de la justicia”.

De acuerdo con el magistrado Rodríguez Mejía, citado por Confidencial, sobre esos 94 ciudadanos pesaban acusaciones del Ministerio Público por “los presuntos delitos de conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional en concurso real con el delito de propagación de noticias falsas a través de la tecnología de la información y de la comunicación, todo en perjuicio del Estado de Nicaragua y la sociedad”.

- Anuncio -

La jurisprudencia que sostiene la decisión no es precisamente de larga data.

El tribunal dictó sentencia basándose en la “Ley especial que regula la pérdida de la nacionalidad nicaragüense”, que resultó aprobada de manera expedita el jueves pasado, y la “Ley de Defensa de los Derechos del Pueblo a la Independencia, Soberanía y Autodeterminación para la Paz”, que fue publicada el 22 de diciembre de 2020, cuando ya Nicaragua había entrado en la espiral de inestabilidad y violencia política que ha definido los últimos años del régimen de Ortega.

Gioconda Belli (1948) y Sergio Ramírez (1942) (FOTO Twitter / @infobaeamerica)
Gioconda Belli (1948) y Sergio Ramírez (1942) (FOTO Twitter / @infobaeamerica)

Reportes de prensa confirman que la nómina de expatriados nicaragüenses dibuja un amplio arco que comprende, como se ha visto, diplomáticos y políticos profesionales –incluidos disidentes sandinistas, y colaboradores del propio Ortega como Julio López y Mónica Baltodano–, religiosos, escritores y comunicadores, pero también académicos e investigadores, estudiantes, empresarios, comerciantes y ambientalistas.

Además de Chamorro y Montenegro, fueron despojados de su nacionalidad los igualmente periodistas Jennyfer Ortiz, Lucía Pineda Ubau, Patricia Orozco, Luis Manuel Chavarría Galeano, Camilo de Castro y Wilfredo Miranda, colaborador este último del diario español El País.

Por otro lado, la determinación judicial emitida este miércoles parece guardar coherencia con la orden gubernamental que la semana pasada expulsó del país a 222 presos políticos, quienes también han sido considerados “traidores a la patria” y, por consiguiente, desprovistos de su nacionalidad.

El jueves último, esos nicaragüenses –entre ellos, Dora María Téllez, Comandante Dos de la Revolución nicaragüense— fueron enviados por avión hacia Estados Unidos, donde recibieron alojamiento en un hotel del área de Washington DC. Las autoridades norteamericanas deberán apoyarlos para lograr un estatus legal en ese país, mientras que el gobierno de España les ha ofrecido la nacionalidad, una vía aceptada por varios de los recientemente liberados.

Tras un año de exilio en España, la poeta Gioconda Belli ha confesado hace apenas unos días: “Me dicen que no vuelva que me van a capturar”. Con tal advertencia en mente, afirmó entonces: “Están encarcelando a mucha gente. No volveré a hasta que no se acabe la dictadura”.

“Nunca imaginé que iba a tener que vivir de nuevo en el exilio, jamás nos hubiéramos imaginado que podía pasar, no estaba lista para exiliarme”, dijo desde Madrid la autora de Truenos y arco irisLa mujer habitada o El pergamino de la seducción, quien en su juventud se enfrentó a la dictadura de Somoza y debió refugiarse en México y Costa Rica.

Sergio Ramírez (foto: BBC)
Sergio Ramírez (foto: BBC)

Luego de conocida una orden de detención contra Sergio Ramírez –por presuntamente “realizar actos que fomentan e incitan al odio y la violencia”–, decenas de escritores e intelectuales de toda laya mostraron en septiembre de 2021 su respaldo al autor de Margarita, está linda la mar en una carta pública: “la persecución que lleva a cabo el Gobierno de Nicaragua contra el escritor Sergio Ramírez es un atentado a la libertad y un insulto a la inteligencia”, rezaba el texto.

“Sergio Ramírez no solo es un intelectual de primer orden, sino que también ha sido siempre un hombre comprometido con el destino de su país, al que ha rendido servicios inolvidables”, proseguía la misiva. “Los cargos que se han fabricado contra él –y contra casi cuarenta presos políticos– son la demostración palpable de la deriva represora del régimen, decidido a acallar a sus opositores mediante la cárcel u obligándolos al exilio”.

Entre los firmantes de aquella carta se encontraban escritores como el peruano Mario Vargas Llosa, Premio Nóbel de Literatura (2010); los españoles Arturo Pérez-Reverte, Rosa Montero, Almudena Grandes o Javier Marías; los argentinos Beatriz Sarlo, Sylvia Iparraguirre y Enzo Maqueira; los colombianos Laura Restrepo y Héctor Abad Faciolince; los cubanos Leonardo Padura y Karla Suárez; los mexicanos Jorge Volpi, Margo Glantz y Carmen Boullosa, así como el antropólogo, también mexicano, Roger Bartra.

De mismo modo, suscribieron el mensaje de apoyo los cantautores Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat; los cantantes Ana Belén, Víctor Manuel y Miguel Ríos; la actriz Aitana Sánchez-Gijón (todos españoles), y el director de cine argentino Juan José Campanella.

“Me siento abrumado por todo el respaldo que he recibido de toda América Latina y España”, dijo a su vez Sergio Ramírez, en ocasión del depósito representativo del legado de su compatriota Rubén Darío en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes de Madrid, “y ese respaldo me hace sobrellevar de mejor manera la peor circunstancia que alguien que ya viene de vuelta puede atravesar, que es la del exilio forzado”.

Desde abril de 2018, Nicaragua se encuentra sumida en una crisis política y social de alto octanaje que no hizo más que empeorar tras las impugnadas elecciones generales de noviembre de 2021, cuando Daniel Ortega emergió como vencedor sin rivales para emprender un quinto mandato, el cuarto consecutivo y el segundo en tándem con su cónyuge, Rosario Murillo, vicepresidenta de la nación centroamericana.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

1 comentario

  1. Reniego de esta acción criminal de Daniel Ortega contra 94 nicaragüenses consagrados, y esencialmente Gioconda Belli y Sergio Ramírez-escritores como la copa de un 🌲 más altos ambos que traspasan el cielo de la literatura latinoamericana. Como bien ha dicho Ramírez aquí en Puerto Rico;” sentarse a escribir es convertir la realidad en ficción para cambiarla a una nueva realidad, la verdadera-la de la literatura.”

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí