Presentación

El artista transdisciplinar cubano Henry Eric Hernández realizó en la primera mitad de la década de los años 2000 un puñado de piezas en video que, a la vista del presente, anticipan dinámicas de representación que hoy están en la esfera pública de la sociedad civil independiente, en los medios de comunicación alternativos y en las redes sociales.

Aunque con propósitos distintos a la retórica de denuncia y al periodismo, pero incluyéndolas, la trilogía que integran Bocarrosa (2000), Almacén (2001) y Sucedió en La Habana (2001-2005) son parte de un proyecto artístico donde se cruzan la investigación social, la indagación sociológica y la tradición del documental social.

Hernández, cuya obra tiene como epicentro las relaciones entre Historia y Poder, llegó al video a través de la documentación de sus intervenciones públicas. Almacén (2021), la pieza que presenta Mise an Abyme, deriva de proyectos previos; en concreto, de Controversia con el ghetto (1999).

“Empecé a hacer un tipo de obras de intervención pública, que comencé en 1999, cuando decidí restaurar tres baños de escuelas primarias de Ciudad Escolar Libertad. O sea, cambiar inodoros, azulejos, ventanas, puertas, luminarias, una restauración capital para poner a funcionar tres baños que estaban prácticamente en desuso. A partir de eso generé una especie de videoarte documental que contaba como una historia de documentación contrapunteando con la del lugar”, refiere para esta publicación Henry Eric.

A partir de esa experiencia, en colaboración con Iván Rodríguez Basulto y otros colegas, surge el proyecto que daría lugar a los documentales.

“La idea era hacer cine. En esa época no se hablaba de cine independiente en Cuba, y en el mundo de las artes visuales eran pocos: Juan Carlos Alom, Raúl Cordero… Primero hicimos Boca rosa, con un colectivo que teníamos que se llamaba Producciones Doboch. La idea tenía que ver con mi obra, pero Boca rosa y Almacén los grabamos como directores mi colega Iván Rodríguez y yo”, explica.

“Yo tenía esta preocupación por los guetos culturales. Era algo iniciático que me interesaba: cómo había determinados guetos que reunían características extrañas, y que lo eran por la marginación política en que estaban. O sea, marginar algo que no califica dentro del proyecto político «revolucionarista» que siempre ha existido en Cuba”, continúa.

“La idea era meter en cuadro cosas que nos resultaban extrañas porque la misma sociedad, el sistema político, las iba marginando. Eso pasa también con los sitios gay underground en Boca rosa o los espacios que eran albergues adonde enviaban a las personas que habían perdido sus casas por un huracán o por derrumbes. En ese entonces había tres: uno en Bahía, otro en Alta Habana y otro en La Habana Vieja, por la calle Compostela. De ahí sale el título, porque ese último lugar había sido un almacén de los tantos que había en La Habana Vieja. Ahí había personas viviendo durante 22 años”, precisa.

Almacén fue, aparte del registro audiovisual, una intervención de los espacios. “Para este proyecto compré una cámara VHS y nos fuimos e hicimos una especie de plan de la calle dentro del albergue, un domingo de juegos y comidas juntos”.

“El material en video es básicamente lo que filmamos, unos 25 minutos con esa cámara desquiciada: Iván iba conversando con las personas y yo con la cámara. Ese desquicie tiene que ver con el miedo de que nos vieran y nos regañaran. Porque nos pasó en Bahía y Alta Habana, no militares ni policías, pero sí gente en plan CDR que nos llamó la atención por grabar. El sonido en off tiene un poco que ver con que te van contando una historia fragmentada, con premura, y tener la imagen y sonido por separado, asincrónicos, deriva de esa idea de la fragmentación, del miedo a perder el material, a ser descubiertos”, concluye

Según Henry Eric, a su regreso a Cuba de la residencia de la Beca Guggenheim en EEUU, alrededor de 2003 o 2004, el crítico e historiador del cine cubano Luciano Castillo le mostró uno de los célebres Noticiero ICAIC dedicado a los problemas de vivienda en La Habana de fines de la década de 1980 e inicios de los 90, titulado Los albergados (1989, José Padrón). “Me encantó ver eso, porque resulta que yo había hecho Almacén unos años después”.

Ficha técnica

  • Año: 2001
  • Duración: 20 minutos; blanco y negro y color
  • Dirección: Henry Eric Hernández e Iván Rodríguez Basulto
  • Producción: Producciones Doboch, con la coproducción de Ángel Delgado
  • Cámara y sonido: Henry Eric Hernández e Iván Rodríguez Basulto
  • Foto fija: Wifredo Toledo (Koki)
  • Banda sonora: Músico callejero. Voces y arreglos: Adriana, Ethel e Idania
  • Grabación y mezcla: Giraldo García
  • Producción musical: Frank Kennedy
  • Edición: Dull Janiell
Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí