El cubano Luis Alejandro Yero ganó con ‘Llamadas desde Moscú’ el Premio Mejor Largometraje del Festival de Cine de Murcia, España

0
Fotograma de ‘Llamadas desde Moscú’ (2023); Luis Alejandro Yero
Fotograma de ‘Llamadas desde Moscú’ (2023); Luis Alejandro Yero (IMAGEN YouTube / Costa Rica Festival Internacional de Cine)

El documental Llamadas desde Moscú (2023), del cubano Luis Alejandro Yero, conquistó el Premio al Mejor Largometraje en la edición 14 del Festival Internacional de Cine de Murcia (IBAFF), en España.

La decisión, tomada unanimidad, destaca la “manera acertada” en que la película articula “la forma con un discurso político, potente y actual, que con pocos elementos consigue retratar el espíritu colectivo de una comunidad marcada por la tensión entre aislamiento e hiperconexión”.

Así lo anunció el propio certamen español este miércoles a través de su cuenta oficial en Instagram: “Llamadas desde Moscú, de Luis Alejandro Yero, ha sido la ganadora del Premio al Mejor Largometraje de Sección Oficial de este #IBAFF14. El director cubano @yero009 consiguió el galardón –dotado con 10.000€ [euros]– con un ensayo fílmico de poco más de una hora (65’) en el que coloca su mirada en cuatro exiliados que buscan asilo político en Moscú poco antes de que la invasión de Ucrania sea anunciada”.

El jurado, compuesto por los cineastas Patxi Burillo, Irene M. Borrego y Daniela Urzola, distinguió este primer largometraje del realizador cubano en una competencia que incluyó filmes como Slow (Lituania, España, Suecia), Marija Kavtaradze; Smoke Sauna Sisterhood (Estonia), de Anna Hints; El rostro de la medusa (Argentina), de Melisa Liebenthal; La estafa del amor (España), de Virginia García del Pino; Do Not Expect Too Much from the End of the World (Rumanía, Luxemburgo, Francia, Croacia), de Radu Jude, o Monisme (Indonesia, Qatar), de Riar Rizaldi.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Festival IBAFF (@ibafffestival)

Estrenada en la sección Forum Berlinale 2023, Llamadas desde Moscú ha tenido una positiva recepción entre el público y la crítica tras sus presentaciones en citas como el MoMA’s Festival of International Nonfiction Film and Media, en Nueva York; el Festival Internacional de Cine en Guadalajara, en México, o el IV Festival de Cine INSTAR.

La película fue excluida en diciembre último del programa oficial del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, una cita que en 2018 había otorgado a Yero el Premio Coral al Mejor Corto Documental por Los viejos heraldos. A continuación, el cineasta –a la sazón, coordinador de la Cátedra de Documental de la Escuela Internacional de Cine y Televisión (EICTV) de San Antonio de los Baños– fue objeto de apóstrofes en algún artículo publicado en medios oficiales de la isla

“Sabemos que Llamadas desde Moscú ha sido censurada por algunas frases incómodas que apuntan hacia el colapso y la falta de moralidad de un gobierno que apoya solapadamente la invasión de Putin a Ucrania, que ha llevado a la ruina a un país entero y provocado el mayor éxodo en la historia de Cuba –más de 500 mil personas en año y medio, el equivalente al 5 por ciento de su población–, que tiene a sus jóvenes dispersos por medio mundo y[,] como algunos de los participantes de la película dicen, prefieren estar a menos 20 grados, ilegales y en el país más homofóbico de Europa, antes de regresar a Cuba”, denunció por entonces Yero en Instagram. “Pero no habrá silencio, ni olvido ante estas acciones de violencia. Sepan que el relato de la nación, de la cultura, de la sociedad, está cada vez menos en sus manos”.

En una conversación aparecida en la revista El Estornudo, el director lo dejó bastante claro: “La película es profundamente política. Que sus protagonistas estén en Moscú es consecuencia directa del totalitarismo y el colapso de Cuba. Que nunca aparezcan en los exteriores de la ciudad se debe a las políticas desfavorables hacia la migración en Rusia. Que no puedan vestirse en las calles de Moscú con el abrigo rojo que con tanto desparpajo usan en el interior del apartamento mientras cantan canciones pop, responde a la profunda homofobia del país, que Putin ha convertido en las leyes más opresivas de Europa. Que los escasos trabajos precarios e informales a los cuales logran tener acceso hayan reducido aún más sus posibilidades, habla sobre ese otro totalitarismo, el del gobierno de Putin y su invasión a Ucrania, que ha significado el aislamiento de Rusia respecto a medio mundo”.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí