Antonio, caes en la trampa tú solito. Sobre los recientes ataques oficialistas contra el Festival de Cine INSTAR

0
Carteles del IV Festival de Cine INSTAR
Carteles del IV Festival de Cine INSTAR (IMAGEN festivaldecineinstar.com)

Lo han vuelto a hacer. Medios oficialistas cubanos arremeten contra la cuarta edición del Festival de Cine INSTAR. Arguyen esto y lo otro. Mienten. Es lo que mejor saben hacer: mentir. Nadie les cree. Solo ellos mismos. Entre ellos. Cada vez menos. Pero también, cada vez más, da pena responderles. Pero hay que hacerlo. Hay que colocar las fichas en un tablero que no les pertenece desde hace bastante. Da pena responderles, y ya, casi, son incontestables, incontestables por absurdos.

Me refiero, en este caso, no a las personas, sino a lo que escriben y publican en medios tan maniqueos como La Jiribilla, Cubadebate o Cubarte, algo que han llamado “portal de la cultura cubana”. Se refieren a una cultura de dos o tres, los allegados, aquellos que trasiegan la alfombra destinada al besamanos del régimen.

Por ejemplo, La Jiribilla sacó en portada el 28 de noviembre –y Cubadebate lo replicó de inmediato– este titular: “IV Festival de Cine INSTAR y una exaltación del terrorismo contra Cuba”. Qué bonitos. ¿No se cansan? Yo estuviera frito. Es una arenga detrás de otra. Al leer esto solo puedo respirar hondo, muy hondo, y cerrar los ojos y sujetarme la cabeza con las manos. Es pereza. La mentira y la falta de rigor dan pereza. Mucha.

Lo escribe el “poeta, narrador, dramaturgo y ensayista cubano” –según se lee junto a su retrato– Antonio Rodríguez Salvador. Antonio ha escrito antes, malhumorado, sobre una “ofensiva” que “intenta mancillar” la carrera de la poeta Nancy Morejón. Malhumorado, también, sobre una “campaña”, por supuesto “malintencionada”, contra el dúo cubano Buena Fe. Ah, también ha intentado desmentir la tasa de cambio que ofrece El Toque. Para Antonio todos los que piensan diferente al Partido Comunista de Cuba son “odiadores y crueles”. Ay, Antonio, ¿de verdad?, ¿a estas alturas?

Vayamos al grano. Antonio arranca así: “¿Cómo llamar a esas personas que, entrenadas, financiadas y armadas por una potencia extranjera, sirven de soldados a dicha potencia en una invasión contra su propio país? ¿Y cómo a las que colocan decenas de bombas en fábricas, cines, tiendas, círculos sociales, que causan la muerte o graves mutilaciones a niños, mujeres y ancianos inocentes?”.

¿Cómo las llamarías tú, Antonio? Anda, respóndete tú mismo. Anda, a ti que te gusta la “polémica”. Anda, dale, unas ideas. ¿Unas ideas? Unos párrafos, anda. Ahí, en La Jiribilla o Cubadebate; explícanos cómo se llama un gobierno donde manda uno, o solo unos cuantos. Porfa, dinos cómo se llama a ese que da una orden de combate contra el pueblo de Cuba. A ese que envía cientos de cubanos a apalear a todos los cubanos que puedan. Cubanos militares sin uniforme contra cubanos… de Cuba, Antonio…, cubanos de Cuba que protestaban el 11 de julio de 2021. No seas parco y dinos, para ti, cómo se llama eso de meter presos a personas por algo llamado “sedición” o “desacato”. Artistas presos, Antonio. Madres presas, Antonio. Niños y niñas presos, Antonio. Mi amigo de la infancia, Antonio.

- Anuncio -

Ya veo que no hablas sobre lo que no quieres hablar. Y me parece bien. Pero cuando hables sé justo. ¿Sabes que justicia significa, literalmente, apegado al derecho? Ah, lo olvidaba: vives en un país donde no hay Estado de derecho. ¿Qué hay en ese país?

Hay personas sobreviviendo, claro. Y luego hay otros miles regados por el mundo, pero que siguen perteneciendo a ese (trans)país; aunque tú y los tuyos, sí, esos confidentes que tienen en la barriga un pez globo, no lo entiendan, o no lo quieran entender. Ustedes nunca entienden nada.

Luis Alejandro Yero durante el rodaje de 'Llamadas desde Moscú' (FOTO Maria Grazia Goya)
Luis Alejandro Yero durante el rodaje de ‘Llamadas desde Moscú’ (FOTO Maria Grazia Goya)

Pero no nos importa. El exilio no les pertenece. Es, el exilio, un lugar bello (sin ustedes).

Desde el exilio se ha organizado la cuarta edición del Festival de Cine INSTAR. Ese festival es, sobre todo, una idea, una idea transfronteriza que mira a los ojos de cientos de cubanos (y no solo) que no se conforman y crean con imágenes una Cuba plural; un mosaico de teselas desperdigadas, un territorio fragmentado de reflexión, imperfecto, pero consciente de la posibilidad de hablar en otros códigos, de otra manera…

Antonio continúa y dice que “el llamado” IV Festival de Cine INSTAR es un “proyecto subversivo que pretende pasar como privativo de luchadores cubanos contra el totalitarismo, y que, en realidad, es financiado por las agencias de inteligencia de Estados Unidos y ha sido organizado por Tania Bruguera”.

Me llama la atención lo de “el llamado”. Te desenmascaras, Antonio. No lo puedes evitar. Caes en la trampa tú solito. ¿Acaso son tú y tu comitiva los únicos que pueden nombrar las cosas? Así piensan los dictadores, Antonio. Perdóname, pero te lo tengo que decir. Así, clarito. Patriarcales como son. Tienes que saber que los feminismos nos enseñaron el poder de (auto)nombrarnos. Ah, ¿no lo sabes? Te lo explico. Tengo una vocación didáctica. Nombrarse es una cuestión de poder. No hablo de empoderarse a la usanza machista y gordiflona. No, Antonio. No. Hablo de un mecanismo de intermediación. Hablo de un sistema de relaciones. Hablo de cuidados, Antonio. Hablo de saber nombrarse. Hablo de saber existir.

Hablo, también, de un premio que tiene un nombre: “Nicolás Guillén Landrián”.

¿Lo conoces?

Nicolasito. Coffea Arábiga. En un barrio viejo. Taller de Línea y 18. Ociel…

Antonio, empínate y dinos cómo se llama un sistema que censura. Que censura a un documentalista no por uno ni por dos, por muchos años. Muchos años, Antonio. Hasta hace poco en Cuba no se podía decir “Landrián”. Hasta hace poco. Hasta que unos muchachos en la Muestra Joven (sepultada por el ICAIC) dijeron: “Ay, ¿dónde está Nicolasito?”.

Nicolás Guillén Landrián
Nicolás Guillén Landrián

Y así se llama el premio que entregará el Festival de Cine INSTAR. Un nombre. Un premio. Existir, Antonio.

Es curioso: esto que leí en Cubadebate tiene como origen La Jiribilla. Es curioso que en este momento (24 horas del 1ro de diciembre en Madrid) esa página en La Jiribilla no esté disponible. También la replicó, íntegro, Cubarte (donde ahora también pueden leerse las tautologías de este “Pronunciamiento de la UNEAC por nuevo ataque a la cultura cubana”). Parece un manual. Se parece a lo de siempre. Uno más. Otro de tantos.

Antonio, a ti que te gusta responder preguntas “lógicas”, a ver, solo te voy a hacer una. ¿Qué me dices sobre la exclusión en la 44 edición del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana del largometraje documental Llamadas desde Moscú, de Luis Alejandro Yero?

¡Qué casualidad! Llamadas desde Moscú forma parte de la selección oficial del Festival de Cine INSTAR.

Espero.

Mencionas a Tania Bruguera. Te voy a dar un gusto. Porque sé que te gusta. Pondré a Tania a hablar aquí, ahora. Conversé con ella hace unos años, y me dijo: “Esclavitud y miedo son dos caras de la misma moneda. El miedo te hace esclavo de otros, hace que otra persona decida por ti. Los miedos son buenos si se saben domar. El miedo es como un caballo salvaje que tienes que domar. Si no lo domas te tira para el piso y te entra a patadas”.

Ya no somos esclavos de nadie, Antonio. Entiéndelo, anda. No nos trates como súbditos. Ya no. Te miro con ternura. Te miro como quien mira a alguien con ternura. Queremos pruebas. Las queremos y no las tienes.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí