Cierto autor novel estrenó recientemente una obra en uno de nuestros tablados de teatro experimental. La crítica acogió su esfuerzo con simpatía y benevolencia. A pesar de ello, el pretenso dramaturgo ha publicado un artículo lleno de bilis contra los críticos que osaron poner reparos a su pieza, llegando en su histérico arrebato a dudar de la honradez y buena fe de los que redactamos las secciones teatrales en nuestra prensa. El querido compañero Luis Amado Blanco, aludido especialmente en ese “desahogo”, ha escrito con este motivo unas justas y atinadas cuartillas, que publicamos a continuación, en prenda de cordial solidaridad.

He aquí el trabajo del doctor Amado Blanco, cuyo título es el que encabeza hoy estas columnas.[1]


Nota:

[1] En el original se reproduce a continuación “Los intocables”, de Luis Amado Blanco, publicado en Prometeo, año 2, n. 12, La Habana, diciembre, 1948, pp. 2-3.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo rialta@rialta.org.