Presentación

La revista digital Desliz fue un proyecto unipersonal coordinado y desarrollado por la escritora cubana Lizabel Mónica, en La Habana, entre octubre de 2007 y marzo de 2010. Durante este periodo, consiguió lanzar tres números, haciendo uso de los formatos Power Point y de la página web. Aunque en principio se previó una periodicidad semestral, las condiciones pragmáticas de producción hicieron que en verdad saliera una vez al año.

Desde sus inicios se presentó como parte de un proyecto cultural mayor que contenía además un archivo y se ofrecía como plataforma de creación de actividades performáticas, exposiciones, lecturas. Bajo el subtítulo de “Archivo Digital Artístico-Literario”, Desliz se propuso “establecer puentes entre las prácticas culturales vivas de distintos países y continentes”, para “romper la frontera vigente entre Cuba y el resto del mundo, y entre los cubanos que habitan la isla y la diáspora nacional”. Pretensión transnacional que logró cubrir con la invitación a autores cubanos y extranjeros, residentes en la isla y en el exilio, e incluso pertenecientes a generaciones distintas.

Colaboraciones de José Kozer, Lorenzo García Vega, Carlos M. Luis, Octavio Armand convivieron con las de Jorge Alberto Aguiar, Damaris Calderón y Carlos A. Aguilera –nacidos al cierre de la década del 60–, o con las de Jamila Medina, Raúl Flores, Ahmel Echevarría, Jorge Enrique Lage, Orlado Luis Pardo Lazo, reconocidos estos últimos por la crítica como autores de la Generación Cero de la literatura cubana. En el ámbito iberoamericano, destaca la variedad de países representados en los nombres de Clemente Padín (Uruguay), Juan Carlos Borja (Perú), César Reglero (España), Ernesto Carrión (Ecuador), Jorge Santiago Perednik (Argentina), o Andrés Ajens (Chile). Mientras que del resto del mundo aparecen contribuciones de Neda Darzi (Irán), Thomas Ville (Francia), Nanne Timer (Holanda), el grupo Year Zero One (Canadá), Nico Vassilakis (Estados Unidos) o Tom Gaze (Australia), entre otros.

A diferencia de otras revistas digitales del momento, Desliz persigue y da visibilidad a expresiones artísticas que potencian la intermedialidad, la creación interdisciplinaria y transdisciplinaria. Su interés por la hibridación entre escritura, imagen, performance y sonido la llevaron a publicar el trabajo de escritores y artistas de difícil clasificación y, definitivamente, para nada atendidos por las publicaciones de la institución cultura en la Cuba del momento.

En este sentido, se justifican el “Dosier de poesía visual norteamericana”, coordinado por Carlos M. Luis, los poemas asémicos de Tim Gaze, los “Organigramas” de Rosana Fernández, la muestra de poesía visual “Capa Subeconómica”, de Amaury Pacheco, el fragmento del estudio Poesia eletrônica: negociações com os processos digitais, de autoría de Jose Luiz Antonio o las piezas experimentales de Juan Zur.

Como si ninguna manifestación de la creatividad humana le fuera ajena, Lizabel Mónica procuró reunir en la revista muestras de fotografía, música, arquitectura, artes plásticas y visuales, teatro y performance art. Todo siempre con carácter inédito y de visible aspiración contracultural o al menos experimental.

La revista circulaba en CD-ROM y mediante dispositivos de almacenamiento externos (memorias USB, discos duros externos, etc.). Para su tercer número, un sitio web había sido creado con los contenidos, ahora dispuestos en secciones, y con la posibilidad de descargar gratuitamente las entregas anteriores. A pesar de su independencia de los programas estatales, Desliz pudo presentarse en el circuito institucional de la ciudad: en noviembre de 2007, en la Casa de la Poesía de La Habana Vieja; el 8 de marzo de 2008, en el marco de la XVII Feria Internacional del Libro de La Habana; en febrero de 2008, en el Pabellón Cuba, recinto auspiciado por la Asociación Hermanos Saíz; y el 30 de octubre de 2009, en el espacio de La Madriguera. Sin embargo, una presentación, prevista para finales de noviembre de este mismo año, fue suspendida por las autoridades, alegando pretextos burocráticos. Fue el primer encuentro de Desliz con la censura, y la última ocasión en que pudo lanzarse en espacios oficiales, si bien continuó circulando por vías alternativas como lo había hecho hasta entonces.

Este expediente está compuesto por un índice digital que permite el acceso a las distintas entradas de la revista. Asimismo, se puede encontrar un segmento dedicado a la correspondencia por correo electrónico que su directora, Lizabel Mónica, trabó con varios de los colaboradores. Dichos documentos han sido editados para preservar información personal sensible de sus emisores, sin embargo, son una fuente importante para seguir las dinámicas de coordinación y preparación de las distintas entregas, así como la variedad de aspectos contextuales y epocales que intervenían. A su vez, se recoge una declaración sobre el episodio de censura que tuvo lugar en 2009.

Por último, debe aclarase que, en el proceso de transferencia de los archivos en formato Power Point, en el que fueron compuestos algunos números, al formato PDF, con el que se presentan ahora en este expediente, han quedado sin funciones algunos recursos de hipervínculo y otras formas de interacción con el lector a las que apelaba el diseño de la revista originalmente.

Con Desliz nos encontramos ante uno de los empeños más singulares dentro de las primeras publicaciones independientes dentro de la isla. Insuflada de la energía de una nueva generación de escritores y artistas que circulaba por La Habana de la década de los 2000, se trata de una publicación que soñaba, desde la precariedad de los recursos digitales accesibles en una Cuba de internet dosificada y exclusiva a las instancias gubernamentales, con conectarse al mundo a través de las creaciones más avant-garde del momento, y participar de la expansión de una idea de la cultura artística y literaria que superara la deprimida y esclerotizada noción de lo nacional, de lo tradicional, de lo bueno y lo bello.

Índice

Desliz, n. 1, La Habana, octubre, 2007

Portada

Portada. Parte 1

Portada. Parte 2

Portada. Parte 3

Un suelto

Contraportada

Desliz, n. 2, La Habana, mayo, 2008

Portada

Parte 0

Parte 1

Parte 2

Epílogo

Contraportada

Desliz, n. 3, La Habana, 2009 [marzo, 2010]

Portada

Correspondencia con Desliz

Documentos relacionados


* El archivo correspondiente a esta entrada no se pudo recuperar de la antigua página web de la revista Desliz, ni fue posible hallarlo entre los archivos personales de su autor(a).

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí